miércoles, 29 de abril de 2015

ENVIADO

Cristo ha resucitado. Aleluya

¡Qué rápido nos queremos hacer dueños de los que no es nuestro!. Nos adueñamos de lo que nos es dado. Creo que si pudiésemos parcelar el cielo, no el que nos regala el Señor, sino el del aire que respiramos hasta lo comercializaríamos. Aún así tenemos el espacio aéreo también dividido por territorios, igual que el mar, y por supuesto, la tierra.  Ponemos barreras y fronteras por todas partes, y nos convertimos en minifundistas de lo ajeno. También lo hacemos con Dios. Tomamos su Palabra y la hacemos nuestra, no con el criterio que nos dice El, de hacerla vida en nosotros, sino que nos hacemos su dueño y la usamos a nuestro antojo. Lo hacemos con la doctrina de la Iglesia y la adaptamos a nuestras ideas, y hacemos decir lo que no dice y si algo no nos gusta, pues pasamos página. Y lo hacemos con los demás, nos adueñamos y decimos mis amigos. Y lo hacemos con las ideas, aunque sean de otros, y las imponemos. ¡Oye que son mis ideas! y si no te gustan, ya sabes... pero cuantas veces cambiamos de idea, y nos adaptamos como camaleones para adoptar el color de lo que está de moda.
Hoy Jesús nos dice "el discípulo no es más que su maestro". Como nos gustaría ocupar el sitio del Señor, y decir, y mandar. Pero el es servidor, esclavo, es el que se pon a a dar la lección de la humildad. Porque no olvidemos que el texto de hoy está tomado de la última cena, después que Jesús lava los pies de sus discípulos.
Ser discípulo, ser enviado, no es ser dueño, sino servidor. Olvidarnos de nosotros.
Ya Jesús nos va preparando para ser enviados. ¿Estamos preparados?. ¿hemos aprendido bien la lección de la gratuidad, del servicio, de la entrega, de la disponibilidad, de la generosidad?. Y finaliza "quien recibe a mi enviado, me recibe a mí, y, quien me recibe a mí, recibe al que me ha enviado".
(Juan 13,16-20)

Nosa Señora da Franqueira, acompáñanos polos camiños polos que nos envía o Señor a anunciar o Evanxeo.

Feliz día
Javier Alonso
A Franqueira
30-04-15

LA SENCILLEZ DEJA EVIDENCIA EL PODER



Cristo ha resucitado. Aleluya

Hoy celebramos la festividad de Santa Catalina de Siena, patrona de Europa y doctora de la Iglesia. Una monja, sencilla pero valiente, que dejó en evidencia los pecados de la Iglesia, pero no con la fuerza de las capacidades humanas, sino, con la fuerza del Espíritu. En los momentos duros que le tocó vivir, de división, relajamiento, abandono del Evangelio, ella, surge por inspiración del Señor, como altavoz de la voluntad del Padre. Resulta llamativo que en los momentos más duros de la Iglesia Dios inspira la reforma a través de la sencillez. Así, Ignacio de Loyola, Juan de Avila, Teresa de Jesús, Francisco de Asis, Domingo de Guzman. Yo nace esta reforma de la conversión de cada uno, de la vuelta a lo esencial, de la autenticidad de la vida, de reconocer que estamos muy lejos de Dios, de la lucha a brazo partido contra el pecado. Hoy, como no cambiemos cada uno, predicaremos que la Iglesia tiene que, y esto a mí me revuelve, que los que tantas veces decimos "tiene que" no movemos un dedo. Pensemos, ¿Y yo?. Encontrar el reposo en el Señor que quiere lo mejor de nosotros. Insisto, lo mejor de nosotros, y lo mejor para nosotros.

Así, nos queda ser sencillos, humildes y que el Señor derribe nuestros orgullos. Si no lo hacemos nosotros ya lo hará El, pero igual nos duele un poco más, y corremos el riesgo de enfrentarnos a El.
(Mateo 11-25-30)

Nosa Señora da Franqueira, axúdanos a ser humildes coma ti, que co teu si comezou a nova humanidade.

Feliz día
Javier Alonso
A Franqueira
29-04-15

martes, 28 de abril de 2015

LA VOZ




Cristo ha resucitado. Aleluya.

El otro día escuchaba que el recuerdo de la voz se olvida con mayor facilidad que el de la imagen o de las experiencias. Y, esto, me hizo pensar en las personas queridas que ya se han muerto, he intentaba recordar el tono de su voz, su sonido, su identidad. Y, sinceramente, no era capaz. Para mí supuso un golpe interior. Porque, así como, recuerdo los momentos más importantes, experiencias e historias que nos han marcado, con la voz se cernía una duda inmensa. Le di muchas vueltas uniendo esas experiencias con su fuerza y la voz de los personajes, y no fui capaz.
¿Que voz tiene Jesús para mí?. Le escuchamos en la Palabra, la Sagrada Escritura, que tiene muchas tonalidades, marcadas por la historia de la Salvación, siglos y siglos escritos con la tinta del Espíritu. Es la voz de Jesús la de la oración, en la intimidad del corazón. Es la voz de la Iglesia que proclama la Buena Noticia. Es la voz de los que sufren que piden justicia, la de Dios.
El evangelio nos dice algunas veces como habla Jesús: grita "el que tenga sed que venga", refiriéndose al Espíritu. Grita cuando expulsa a los mercaderes. Con voz fuerte clama el mar y el viento. Grita en la cruz. 
Ora en el silencio en la montaña, por la noche, en el huerto de Getsemaní, en la resurrección de Lázaro. Se conmueve y habla al corazón al ver el entierro del hijo de la viuda de Naín, al  ver la tumba de Lázaro, al ver la muchedumbre perdidos y cansados como ovejas sin pastor. Habla con energía al denunciar las hipocresías de los fariseos, al echarles en cara la dureza de su corazón, la cerrazón ante la injusticia. Jesús habla con alegría al referirse a los niños, a los  sencillos, a los pobres. Su voz es paciente con sus discípulos a quienes les explica una y otra vez.
"Mis ovejas escuchan mi voz, yo las conozco, y ellas me siguen".
Hoy toca escuchar la voz de Jesús.

Nosa Señora da Franqueira, espabílanos o ouvido.


Feliz día
Javier Alonso
A Franqueira
28-04-15

domingo, 26 de abril de 2015

YO SOY LA PUERTA


Cristo ha resucitado. Aleluya

Sinceramente no se me ocurriría compararme con una puerta. Jesús no hace una comparación, sino que, se identifica con una puerta. Y mi imaginación va a esas puertas solemnes, grandes, adornadas, embellecidas con solemnidad. No. El habla de la puerta de un corral, un simple puerta por la que entran las ovejas. Y es que Jesús nos habla de entrar por su sencillez, por lo cotidiano, por lo que pisamos cada día. Y ahora, voy a ver la puerta de los hogares. Puertas sencillas, adornadas, pero con la vivencia cotidiana de la familia, con sus flores cuidadosamente puestas, con el nombre de los miembros de casa. Si, Jesús, es uno de nuestra familia. Pongamos quien vive en casa, padres, niños, abuelos, quienes sean, con sus historias cotidiana. En nuestras puertas, por las que entramos, es la del Señor. Porque entramos en la cotidianidad de que El está con nosotros. Al entrar en casa, entremos en Cristo, con los nuestros. Al entrar en el templo entremos por Cristo al encuentro con la familia de la comunidad. Al entrar en el trabajo entremos en Cristo en la construcción del Reino. Al entrar en el hospital, en la cárcel, en la casa del pobre, en el que está solo, en el inmigrante, entremos en Cristo que espera.
Jesús hoy concluye con una palabra que nos debe hacer llenar el corazón y todo nuestro interior salar de alegría: "yo he venido para que tengan vida y la tengan en abundancia". 
Señor, Tu nos traes vida en abundancia, porque no eres conformista con darnos poco, nos das sobreabundantemente, nos das exageradamente, nos das de sobra, pero, por favor, ayúdanos a saber administrar bien nuestra vida, a que demos esta vida llamada a la infinitud. Gracias, Señor, Buen pastor, la puerta de la vida.
(Juan 10,1-10)

Nosa Señora da Franqueira, cóllenos da man para que non andemos buscando outras portas que levan a ningures.

Feliz día
Javier Alonso
A Franqueira
27-04-15

sábado, 25 de abril de 2015

EL BUEN PASTOR




Cristo ha resucitado. Aleluya.

El cuarto domingo de Pascua es conocido como el domingo del Buen Pastor.  Es el día de la jornada mundial de oración por las vocaciones. Y es que, cada uno, dejándonos guiar por Cristo, que nos ama, seguimos sus huellas y descubrimos la pasión de vivir amando y entregando nuestra vida por todos. Esta vocación nace en el Bautismo, donde el Señor, nos rescata del pecado y de la muerte, y se realiza en los carismas, la efusión del Espíritu para llevar su amor a los corazones desgarrados y la humanidad herida. Carismas que se concretizan en dar salud a los enfermos, educación a los niños y jóvenes, consuelo a los afligidos, fortaleza a los débiles, acogiendo a los excluidos, a tantos y tantos a los que hacer presente el Reino. Los sacerdotes, los religiosos y religiosas, los consagrados, todos los que hemos escuchado en nuestro interior la llamada imperante del Señor. Sí, El sigue llamando incesantemente. El sigue proponiendo una vida distinta, que no es distante, al hombre y mujer de hoy, al joven,que siente en su interior la inquietud de lo novedoso de quien lo hace todo nuevo. 
Queridos amigos, recemos mucho y con intensidad, para que siga resonando en el corazón de los jóvenes la llamada de Jesús. Es la llamada de quien quiere vivir la ventura apasionante de la vida, la donación de su ser, ser icono del amor, transformación del mundo del odio a la paz, de la injusticia a la misericordia. Que los jóvenes no se dejen liar y complicar por tantas cosas que envuelven y atrapan, como una telaraña, que emboban como un narcóticos, que adormecen haciéndolos sonámbulos pasivos en un mundo embriagador. Embarcarse en la nave de la Iglesia para sentir el riesgo de la tormenta, en la aventura de arriesgarlo todo, sí todo, todo, porque El lo da todo y nos ama en todo.
Cristo, Buen Pastor, llévanos de tu mano, guíanos en tu amor.
Señor, a Ti, te amo, te digo sí, te sigo, te entrego mi vida, mi ser, mi mente, mi corazón, mi voluntad. Haz, Señor, en mí la obra de tu bondad.
(Juan 10,11-18)

Nosa Señora da Franqueira, axúdanos a menternos sempre atentos á voz do teu Fillo.

Feliz domingo
Javier Alonso
A Franqueira
26-04-15

viernes, 24 de abril de 2015

PROCLAMAD EL EVANGELIO

Cristo ha resucitado. Aleluya

Hoy celebramos la festividad de San Marcos evangelista. El pasaje que nos presenta la liturgia es el final del evangelio. Jesús se aparece a los Once y, después de echarles en cara su incredulidad, los envía a anunciar el Evangelio, los acompañan signos, se dedicarán a los enfermos, a los pobres y desamparados. Un envío que no está garantizado por sus cualidades, que queda en evidencia su torpeza, sino en la fuerza del Espíritu con que los envía. No son ellos, sino, la presencia del Señor en su acción y sus palabras.
Además de que sigue confiando en su debilidad, quedando así claramente que es el Señor y su obra, sino que en esa debilidad es donde actúa el Señor. No son las seguridades humanas sino su poder el que actúa. No son sus búsquedas, sino el deseo del Señor. No son su plenitudes, sino el caminar con todos hacia el Señor. No son sus alegrías, sino la felicidad de los demás. No son sus corazonadas, sino el corazón del Señor. No son sus programas, sino la voluntad del Señor. 
Sí, amigos míos, cuanto nos vemos a nosotros mismos buscando los éxitos, creyendo en criterios humanos, programando y actuando en ponernos en el escalón superior para que nos den el premio. La promesa del señor es hacer a todos, por medio de su Iglesia, partícipes del Reino.
San Marcos es el primero en dejar por escrito el Evangelio. Hoy demos gracias al Señor porque este buen hombre se dejó inspirar por el Espíritu y nos legó en su pluma la Palabra del Señor. No olvidemos de leerla, rezarla y hacerla vida en nosotros.
(Marcos 16,15-20)

Nosa Señora da Franqueira, muller oínte da Palabra, que a fixeches vida, axúdanos a ser mensaxeiros do Reino, coa palabra e co exemplo. 

Feliz sábado
Javier Alonso
A Franqueira
25-04-15

EL QUE ME COME HABITA EN MI


Cristo ha resucitado. Aleluya

Hoy terminamos el capítulo 6 de San Juan. Todo el diálogo posterior a la multiplicación se realiza en la sinagoga de Cafarnaúm, enseñando. Jesús, sin pertenecer a ninguna escuela de maestros, ni a una tradición de Rabinos, es el Maestro por excelencia. ¿Recordáis el texto del niño perdido y hallado en el Templo?. En él Jesús, un adolescente, está en medio de los maestros enseñando, y todos le hacen preguntas. Él, en medio de los doctores, les enseña la nueva ley, El es la Palabra, el cumplimiento y presencia de las promesas hechas a los padres. 
Hoy Jesús, finalizando este debate sobre el significado del nuevo maná, El mismo, finaliza invitando a todos a "comer". "El que come mi carne y bebe mi sangre habita en mí y yo en él... el que me come vivirá por mí". 
Ahora que está tan de moda los programas de cocina y las dietas especiales, porque en donde abunda la comida, aunque algunos lo pasen mal, nos preocupa más la estética, el sabor, la textura, los colores, olores, placeres, que lo demás. Y eso se paga a precio de oro. Pues bien, hay diversas dietas según las costumbres, los modelos, los estilos, las zonas, etc. Ahora nos toca pensar si a Cristo lo adornamos también con salsas más o menos elegantes, o picantes, o sazonamos para disimular de que nos alimentamos.Porque comer a Cristo es asumir en nuestro cuerpo, nuestro ser, todo nuestro existir, lo que El es en nosotros y nosotros en El. Porque no nos dijo que llenásemos la mesa de la Eucaristía de grandes manjares y suculentos vinos, sino, que tomemos un poco de pan, sin levadura y sin sal, harina y agua, el pan del peregrino con las sandalias en los pies y el bastón en la mano. Un poco de vino para saciar la sed del caminante.  Nada, sin adornos, sin aditivos, sin conservantes ni colorantes, y es que a Dios no le interesa dar de comer solo a uno, sino que quiere alimentar a todos, que llegue a todos.

Comer, beber, hacer nuestro y nosotros en El. Sin separaciones, sin diferencias, uno. Por eso, cuando nos acercamos a recibir al Señor entramos en comunión, nos unimos, El en nosotros y nosotros en El.
(Juan 6,52-59)

Nosa Señora da Franqueira, axúdanos a prepararnos para o banquete do Señor.

Feliz día
Javier Alonso
A Franqueira
24-04-15

jueves, 23 de abril de 2015

COMO SOBREVIVIR


Cristo ha resucitado. Aleluya

Manual de supervivencia para peregrinos inquietos.
1.- Saber de dónde venimos y a donde vamos. Dios nos ha elegido desde antes de la creación.
2.- Conocerse a si mismo, apreciarse y amarse, porque Dios nos ama infinitamente.
3.- Liberarse de cargas absurdas. Cuanto peso debemos soportar por convenciones de un mundo al que le damos muchas veces igual.
4.- Pisar tierra. Tener la visión de la vida desde abajo, el humus nos descubre que somos barro y el camino es la humildad.
5.- Ropa cómoda. Las vestimentas caras no facilitan el camino, son bonitas, pero nada prácticas. No somos escaparates de boutiques.
6.- No tengas miedo al sol. Déjate iluminar y sentir el calor del sol. Cuantas veces nos ponemos a la sombra sin dejar que Dios nos ilumine.
7.- Escuchar. No llevar cascos en los oídos. El mundo tiene muchos ruidos, lamentos, gritos, pero también hay cantos, risas y esperanzas.
8.- Un mapa. La meta está clara, el camino se va haciendo. Dios marca su ruta. La Palabra nos guía.
9.- Hambre y sed, nunca. El alimento auténtico viene del cielo. No te preocupes, Dios provee.
10.- No estamos solos, el camino lo hacemos juntos. Sal de tu tierra Dios te conduce.

Nosa Señora da Franqueira, peregrina da fe, guía as nosas vida cara ó Señor.

Feliz día.

Javier Alonso
A Franqueira
23-04-15

martes, 21 de abril de 2015

YO SOY EL PAN DE VIDA



Cristo ha resucitado. Aleluya

Cuanto nos cuesta decir quienes somos cada uno. Descubrir nuestra identidad delante de nosotros mismo y de los demás. Saber quienes somos es un reto que dura toda la vida. Y Jesús, en todo el abanico de su personalidad, nos lo dice. La afirmación YO SOY encierra en si misma la revelación no solo de un Jesús terreno, una persona buena, sino la revelación de la identidad, el rostro amoroso del Padre. Yo soy el alimento de vida, el que sacia las inquietudes del hombre, el que alimenta hasta la vida eterna, la resurrección y la vida.
Jesús al desvelarnos esto entabla con nosotros un diálogo sincero. ¿Quién soy yo para El?. Y entramos en conversación sana y santa. 
El nos ha elegido y nos abre a la auténtica vida, no la insaciable del mundo, no lo que te llena de inmediato y después te deja con hambre. Es el que entra en nosotros para ser en El.
Señor danos el Pan de eternidad.
Ahora, Señor, ayúdanos a ser nosotros pan partido para la vida del hombre. Que no dejemos nada para nosotros. Que a nadie le falte el pan de tu Palabra y tu presencia.
Danos, Señor, el pan de cada día. 
(Juan 6,35-40)

Nosa Señora da Franqueira, acolle ós que teñen  fame.

Feliz día
Javier Alonso
A Franqueira
22-04-15

lunes, 20 de abril de 2015

TI ES O PAN DO CEO

Cristo resucitou. Aleluia

Ti es o Pan do ceo, novo maná
Este é o estribillo do famoso canto de comuñón inspirado no texto do Evanxeo deste día. Seguimos afonsando no capítulo sexto de San Xoan. Comeza o diálogo de Xesús cos que disfrutaron dun grandioso manxar, sinxelo pan e peixe, pero significativo pois anticipa o auténtico alimento: o Corpo do Señor. Somos famentos e temos unha fame inmensa, neste tempo de misericordia e de compaixón. ¿Onde imos alimentarnos?. Temos fame de paz e de ledicia ¿a quén imos acudir?. Somos mendigos de amor e tenrura ¿de quén  imos recibir?. 
Ás veces somos como estes que falan con Xesús e presumimos, como autosucientes e téndonos nós sos como referencia, (esta é unha denuncia continua do Papa Francisco lembrándonos que non nos vexamos tanto para nós mesmos). Recoñezamos que non podemos acudir a ninguén máis que ó Señor, ninguén pode saciar, máis aínda, fartar o noso corazón inquedo e necesitado. Como peregrinos no deserto da vida vennos o manxar celestial chegado do Pai.
Ti es o Pan do ceo, novo maná
que para a nosa vida o Pai nos da
Loemos ó Deus, noso Pai, que nos fai partícipes de tan grande agasallo.
Eu imaxínome que alguén non crente, que non tivera nunca escoitado falar de Cristo, que entrase nas nosas igrexas e nos contemplase con curiosidade vendo como celebramos a fe, e como nos preparamos para recibir a comunión. Creo que nalgunha ocasión se lle dixésemos "imos comulgar ó noso Deus", esbozaría un leve sorriso compracente coa incredulidade propia de quen dice "xa, seguro". Fállanos un pouquiño ese recollemento propio da acollida do Misterio do Amor sobrenatural que nos embarga nese momento. Meu Deus, non deixo de sorprenderme como te humillas entrando na nosa vida pecadora, pero ahí radica a grandeza do teu amor, entras na nosa historia para prolongar a presencia e ese amor na vida cotiá. Así, santificados por Ti, sermos "sagrarios vivos" que fagamos presencia da túa misericordia.
(Xoan 6,30-35)


Nosa Señora da Franqueira, axúdanos a preparármonos cada día para o gran encontro co Señor.

Feliz día
Xabier Alonso
A Franqueira
21-04-15

TRABAJAR PARA VIVIR.


Cristo ha resucitado. Aleluya.

Retomamos el capítulo 6 de San Juan. Jesús alimenta aquella multitud, y retirándose a un lugar apartado para orar, vuelve a sus discípulos caminando sobre las aguas. Como en el libro del Génesis, (1,1), el viento que pasaba sobre las aguas, así, comienza un nuevo orden de cosas, una nueva creación. Pasados a la otra orilla, superada la tempestad, amainadas las dificultades que niegan al hombre, le oscurecen su rumbo, estamos ya en tierra firme.
Hoy los que buscan a Jesús se encuentran con la evidencia de la respuesta que les da "no me buscáis , no porque habéis visto signos, sino porque comisteis pan hasta saciaros". Y a continuación hace una llamada a trabajar por el alimento que no se termina, la obra que Dios quiere es creer en el Hijo". 
A la luz de esta Palabra varias cosas:
1.- Buscar al Señor pro el propio beneficio. Una visión consumista de la fe. Buscar lo inmediato de la solución de mis problemas, arreglar "mi hambre" con que haga un milagro. La fe no es en que Dios pueda hacer un milagro, sino, en que Dios me alimenta cada día construyendo el milagro maravilloso de la historia.
2.- El lago que cruzan para llegar a la otra orilla me recuerda los hechos de estos últimos días. El que miles de personas pierdan su vida ante la indiferencia de muchos y el beneficio de algunos. Pero, atención, cunado se dice que la culpa es de las mafias, la situación de muchos países, la economía de Africa...nos excusamos de nuestras responsabilidades. ¿Yo no tengo nada que ver con estos hermanos que mueren ahogados?, ¿acaso no existe un pecado social en el que, con la indiferencia, o el silencio o el consentimiento, aceptamos, aunque nos lamentemos, todo lo que está pasando? 
3.- Trabajar para vivir. Esta es la aspiración de muchos. ¿Qué es el trabajo sino trabajarme?. Me explico, puedo tener el mejor puesto de trabajo, que para muchos es no hacer nada y ganar mucho, cuando en realidad es encontrar mi lugar en el mundo, mi servicio a la sociedad, mi cooperación a la obra creadora. 
4.- La obra es creer. Estos que sufren las condiciones más inhumanas para llegar hasta Europa ponen toda su fe en un final, y están dispuestos a la muerte. Vivir para trabajar, vivir para vivir, estando dispuesto a morir. Creer en llegar al final entregándolo todo, así también nuestra fe, para llegar al final, a la eternidad.

Nosa señora da Franqueira, axúdanos a construir un mundo máis xusto

Feliz día
Javier Alonso
A Franqueira
20-04-15


sábado, 18 de abril de 2015

ABRIR EL ENTENDIMIENTO


Cristo ha resucitado. Aleluya.

Ya estamos en el tercer domingo de Pascua. Poco a poco la Palabra nos descubre el Misterio de nuestra vida cristiana. ¿Cómo se vive la fe?. Pues reconociendo la presencia del Señor en medio de su comunidad, animados por la acción del Espíritu, fortalecidos por los sacramentos, viviendo en unidad y fraternidad y haciendo presente el amor de Dios. 
Un programa de vida que no sería posible por nosotros sino por la acción del Señor. Reconocemos la gratuidad y la generosidad del Padre, que nos envió a su Hijo para Redimirnos, y, resucitado, nos da la vida nueva.
El Señor abre la mente de sus discípulos para que comprendieran la Escrituras. Abrir significa no encerrarse en lo de siempre, como tantas veces escuchamos cunado se refiere a cosas de fe "siempre fue así", "ahora no podemos cambiar", "para que molestarse"... y estamos tantas veces cerrados en formas y pensamientos que nos alejan cada vez del mundo. Lo que digo no es que nos mundanicemos, como nos alerta el papa, sino que sigamos el mandato del Señor "estar en el mundo sin ser del mundo", esto es, entrar sirviendo, donando la vida, entregando, no exigiendo, ni imponiendo, ni con superioridades. Abrir el entendimiento es la gracia del Señor de abrirnos a El, a sus proyectos, a su voluntad, a sus actitudes, a su vida. Abrir es dejarnos interpelar, cambiar, convertirnos. Abrir es dejarse amar.
Hoy, Domingo, día del Señor, unidos a los demás, celebremos el gozo de la Pascua. Hoy, Domingo, unámonos como verdaderos hermanos. Hoy, Domingo, salgamos al encuentro del que muere en su interior porque la desesperanza le anula. Caminemos junto al que ha perdido el rumbo. Anunciemos que Dios está con nosotros. Hoy, Domingo, celebremos la Paz que nos regala el Señor. Hoy, Domingo, día del Señor, día de encuentro, de fe, de alegría, de unidad, de paz. Hoy, Domingo, demos gracias al Señor.
(Lucas 24,35-48)

Nosa Señora da Franqueira, unidos a ti damos grazas e loamos ó Señor polas grandezas que fai en nós.

Feliz domingo.
Javier Alonso
A Franqueira
19-04-15

viernes, 17 de abril de 2015

NO TENGÁIS MIEDO



Cristo ha resucitado. Aleluya

El evangelio del viernes nos dejó en que, mientras la gente buscaba a Jesús para hacerlo rey, El se retiraba al monte, solo, a orar. Escapa de los éxitos mundanos para discernir en la oración la voluntad del Padre. Creo que lo contrario de nosotros. Cuanto nos gustan las alabanzas, los reconocimientos, los éxitos, la fama, los aplausos. Y todo esto se calla y se convierte en juicios y desprecio cuando uno quiere realmente ser fiel a unos principios. Los más humildes son los que finalmente son ensalzados.
Los discípulos van ya de noche cruzando el lago. La noche, esa terrible sensación de querer encontrar la ruta adecuada para llegar a puerto. Recordemos que el lago no contaba con la iluminación que hoy disfrutamos en cualquier lugar, por ejemplo la Ría de Vigo, que es prácticamente imposible perderse. Y allí, aquellos garridos pescadores, se dan de bruces con una dificultad que les atemoriza. El viento y las olas dificultan la travesía, la noche es cerrada, y las fuerzas flaquean. Esta sensación la tenemos tantas veces cada uno. Pero también la nave de la Iglesia, la comunidad de fe, ve perder el rumbo cuando pierde de referencia al Señor.
Y ahí está El. Caminando sobre las aguas, Jesús, va por encima de lo puede hundir al hombre. Es la divinidad del Hijo de Dios que no lo hace por lograr el éxito de y la admiración, sino, para darles el mensaje tranquilizador de su presencia. "Soy yo, no temáis".
Ahora, en esta Pascua, contempla al Señor que viene en medio de nuestras noches y tormentas con esta palabra.
(Juan 6,16-21)

Nosa Señora da Franqueira, protéxenos na travesía da vida e que nunca deixemos de contemplar ó Señor.

Feliz sábado
Javier Alonso
A Franqueira
18-04-15

PAN QUE SACIA




Cristo ha resucitado. Aleluya.
Queridos amigos, nos introducimos en este día en el capítulo 6 de san Juan. Siete día nos llevará leer pausadamente este texto y dedicar nuestra oración diaria al significado de la Eucaristía. La razón es que la cincuentena pascual es el tiempo en que se nos muestra lo que significa y como se vive en cristiano. Para los iniciados, por eso los sacramentos que se reciben en la Pascua que son el Bautismo, la Confirmación y la Eucaristía se llaman de Iniciación, que son introducidos en la vida en Cristo necesitan saber cuales son la "claves" para mantener esa fe recibida y como vivirla. Así, la vida nueva, ahora vemos como se alimenta.
El capítulo que comenzamos hoy nos describe la multiplicación de 5 panes y 2 peces para alimentar a toda aquella muchedumbre de la que Jesús tiene compasión. La generosidad de aquel muchacho que entrega lo que tiene, hace posible que el Señor, orase dando gracias y los repartiese a través de los discípulos. 
Así, la muchedumbre de los que no conocen a Cristo y andan vagando con el hambre de la fe y del sentido de la vida es inmensa, incalculable. Una situación que sigue siendo el drama de nuestro tiempo, pues la lejanía del hombre de Dios en que vive le pone en un vacío de vértigo interior en que busca incansablemente lo que le satisfaga, pero siempre tiene hambre, porque solo se busca a si mismo. Aquellos que seguían a Jesús tenían maestros de la ley, una religión organizada, unos ritos y oraciones, pero, estaban hambrientos, porque necesitaban saciar con el alimento auténtico: el amor de Dios. ¿No nos podrá pasar también a nosotros?, si pensamos que satisfacemos nuestras relaciones con Dios con un ritualismo vacío, sentiremos hambre, porque estaremos también buscándonos a nosotros mismos y viviendo una hipocresía que nos aleja cada vez del amor de Dios. Si nuestra caridad es solo para tranquilizar nuestra conciencia entonces pensaremos que nos hace bien hacer el bien, y en realidad, estamos alimentando nuestro orgullo de creernos mejores que los demás.
Este día pidamos al Señor que nos de su misma mirada compasiva y decidida. Toma su pan y repártelo, comparte el alimento recibido, que es el Señor, y dale de comer a los demás. Así descubrimos en la Eucaristía la fuente de la caridad. 
Hoy, ante el drama del hombre que se anula a si mismo, el drama de la supresión de los hambrientos de paz, de alimento, de educación, libertad, salud, de amor y vida; reparte sabiendo que es la sobreabundancia del amor de Dios el que llega a todos a través de tu amor.
(Juan 6,1.5-15)

Nosa Señora da Franqueira, séntanos á mesa do banquete celestial

Feliz día
Javier Alonso
A Franqueira
17-04-15

jueves, 16 de abril de 2015

NACER DE NUEVO: FE



Cristo ha resucitado. Aleluya.

Hoy finaliza la conversación de Jesús con Nicodemo. Elñ hombre nuevo nacido del agua y del Espíritu vive por la fe. Creer no supone solo el conocimiento de determinadas verdades que emanan de la revelación de Dios. Saber y tener las ideas claras es muy importante. Todos necesitamos formarnos. Por eso la comunidad cristiana nos ayudamos mutuamente en ese ámbito: cursos, conferencias, grupos de estudio de la Biblia, ... pero alimentamos también el corazón, porque la fe pone en el centro de la vida al Señor. En nuestro interior podemos sentir el deseo de la mundanidad, de olvidarnos de Dios y buscarnos a nosotros. Ser cristiano, cada uno por su lado, es muy peligroso, nos hace mucho daño, nos aísla y nos olvidamos que formamos un cuerpo, una comunidad de fe. Creer es conocer la verdad y que sea la fuente de nuestras motivaciones y decisiones, pero la verdad no son solo conceptos, sino que es Cristo: la Palabra Revelada. Recodemos lo que dice Jesús "todo el que es de la verdad escucha mi voz". 
La fe, don de Dios y trabajo del hombre, es nuestra seña de identidad, nuestro ADN en el que nos reconocemos como hijos de Dios, hermanos y partícipes del Reino. Conjugando el verbo creer vemos que nadie puede creer por nosotros, podrán creer en nosotros, pero somos cada uno el que debe decidirse por vivir según Dios. La noche pascual hemos profesado la fe y hemos dicho, SÍ, CREO.
Repitamos en este día la plegaria de los apóstoles "Señor, aumenta nuestra fe". Vivamos como hombres y mujeres de fe, creer es poseer ya en prenda la vida eterna, vivir en eternidad, vivir en Dios, amar según Dios.
(Juan 3,31-36)

Nosa Señora da Franqueira, axúdanos a manternos na fe.

Feliz día
Javuer Alonso
A Franqueira
16-04-15

miércoles, 15 de abril de 2015

NACER DE NUEVO. LUZ


Cristo ha resucitado. Aleluya.

Nicodemo acude de noche a Jesús porque siendo un hombre del Sanedrín no quería ser visto. Temía las consecuencias de su curiosidad por conocer y hablar con Jesús. En la intimidad que ofrece la noche, de la cual ya no somos tan conscientes, porque ahora caminar en la noche, a no ser que sea en un día muy oscuro y por montaña, no sabemos lo que es en si la noche. Yo me imagino aquellas calles estrechas, aquella casa con una lumbre o un candil, un luz tenue, en que se dibujan los rostros y se cruzan las miradas, se reflejan las lágrimas en el tintineo de un llama, en que se confunde la sombra y la luz, y, posiblemente vieron como la noche iba dejando paso a la luz. Nicodemo aprovecharía aquella noche para nacer como hombre nuevo, como hijo de la luz. Tanto es así, que será con José de Arimatea, quienes dando la cara piden el cuerpo muerto de Jesús y le dan sepultura. El que había ido por la noche, ahora, se deja ver a  plena luz del día.
Os invito a que experimentemos la noche y nos dejemos llenar de la luz. Reconozcamos cuantas de nuestras actitudes nos llevan a ir a tientas, perdidos, escondidos, ocultos. Al ir al templo contemplemos el cirio pascual que ilumina la noche santa, el faro de luz que nos guía, la columna de fuego que nos libera, la luz que nos nutre. Como las plantas que buscan la luz del sol para crecer, así, busquemos la luz de Cristo para dejarnos iluminar por su amor. 
Cristo nos ilumina con su entrega, con la que muestra el amor del Padre por todos.
(Juan 3,16-21)

Nosa Señora da Franqueira, axúdanos a facer as obras da luz.

Feliz día
Javier Alonso
A Franqueira
15-04-15

martes, 14 de abril de 2015

NACER DE NUEVO. VIENTO



Cristo ha resucitado. Aleluya

Estos días escuchamos en la celebración el capítulo 3º de San Juan. Esta conversación de Jesús con Nicodemo es la enseñanza de lo que significa ser criatura nueva en el Espíritu. El domingo nos decía el evangelio que Jesús soplaba, alentaba sobre los discípulos diciéndoles "recibid el Espíritu Santo". Es el Espíritu, el soplo de la acción vivificadora, el que recibimos en el Bautismo. Dios nos hace nacer de nuevo con el aliento de su Espíritu. Lo penetra todo dando vida hasta el último rincón de nuestro ser El Espíritu hace que nuestro pensamiento, corazón, voluntad, todo se llene de la vida nueva. "Ya no soy yo, dice san Pablo, es Cristo quien vive en mí". Por eso somos hijos de Dios, engendrados y nacidos a una vida nueva. 
En la Pascua renovamos el bautismo y recuperamos la belleza y frescura, la alegría y el entusiasmo de la fe, no movidos por el deseo de ser mejores, sino, por la correspondencia  a la bondad del que nos ha dado vida. 
Abre las ventanas de tu hogar y que entre el aire fresco del Espíritu. Abre tu vida para que el corazón más enmohecido tenga el vigor de la juventud. Deja que el viento lo revuelva todo dando un "aire nuevo a tu vida".
(Juan 5-15)

Nosa Señora da Franqueira, axúdanos a non encerranos en nós mesmos e a non ter medo á novidade do Espírito.

Feliz día
Javier Alonso
A Franqueira
14-04-15

lunes, 13 de abril de 2015

SAN TELMO


Cristo ha resucitado. Aleluya.

Feliz día de San Telmo. Y a qué viene esta felicitación?. Pues porque San Telmo, oficialmente Beato Pedro González Telmo, es el patrón de nuestra Diócesis de Tui- Vigo, de los navegantes y de la Ciudad de Tui, sede episcopal, una de las capitales del Antiguo Reino de Galicia. Hoy la ciudad de Tui, pero toda la Diócesis, honra a su santo patrón. 
Castellano palentino, sacerdote y canónigo, tenía por delante una carrera eclesiástica con gran futuro. Esa actitud que tantas veces denuncia el papa y que corroe el interior de la Iglesia. Su conversión, cuentan, vino de la humillación que sufrió al caerse de un caballo delante de toda la ciudad y ser la risa de todos. Pasó de ser admirado por su rango, sus vestimentas, sus cargos, a ser burlado cayendo en el lodazal y quedarse embarrado. Pasará de la vida cómoda a la inquietud de ser  evangelizados a través  de la naciente Orden de Predicadores, fundada por santo Domingo, y de ahí el nombre de dominicos. Recorrió media España acompañando las tropas en la reconquista, confesor del rey, se conserva su memoria en Sevilla en el famoso palacio de San Telmo, hoy sede del parlamento.
Regresó hacia Galicia predicando por todas partes, e instalándose en nuestra Diócesis. Aquí recorría pueblos y aldeas, dedicó una gran labor social, construyó puentes como el de A Ramallosa, y, finalmente, queriendo ir a Compostela se ve obligado a regresar para, finalmente fallecer en la ciudad episcopal. Su fama de santidad, ya en vida, convirtió su sepulcro en un lugar de peregrinación, conocido como O Corpo Santo.Hoy sus reliquias saldrán en procesión por la mañana, junto a un recuerdo curioso, su bastón, imagen del peregrino evangelizador "id a todo el mundo a anunciar el Evangelio".
Hoy os invito a celebrar a San Telmo y pedirle que nos ayude a convertirnos a la humildad, a pisar tierra, a no buscar honores ni prestigios. Que la vitalidad evangelizadora renueve nuestras parroquias. Que busquemos el bien de los más débiles y estemos al servicio de los últimos.
El Patrón de los navegantes nos ayude a llegar al puerto de la salvación.

Feliz día

A Franqueira
Javier Alonso
13-04-15

domingo, 12 de abril de 2015

SEÑOR MÍO Y DIOS MÍO


Cristo ha resucitado.Aleluya

Jesús resucitó el primer día de la semana, llamado hoy el domingo, al amanecer. Rompió las tinieblas con la luz de la vida, vencida la muerte ya no tiene dominio en El. Comienza una nueva creación. En este nuevo orden de cosas Cristo irrumpe en la vida triste y miedosa de los  Apóstoles dándoles la paz " Paz a vosotros". Mostrando las huellas de la muerte, pero iluminadas por la vida, traspasadas por el amor, insiste "paz a vosotros". Y alentando, soplando, envía el Espíritu.
Esta mañana de domingo, hoy, día pascual, como serán esta 7 semanas, deseando llenarnos de ese Espíritu, Cristo inicia esta obra dándonos el Espíritu con el que nos hace portadores de su misericordia, del perdón.. Pues la paz comienza con el corazón reconciliado del hombre y lleno del Espíritu. Hoy, sí, hoy, desbordados de alegría pascual recibamos el aire nuevo de la Presencia. Cristo vida nuestra llénanos de tu alegría.
El pobre Tomás durante ocho días tiene que escuchar la insistencia de sus compañeros "hemos visto al Señor". Y él, erre que erre, "si no lo veo no lo creo". Igualito que nosotros, cuando nos ausentamos de la comunidad, cuando vagamos pensando que la solución está fuera, perdemos la oportunidad de ver al Señor. Tomás buscaría fuera de la comunidad el consuelo, o una explicación, o el ánimo, o estaría buscando un nuevo Mesías que no se le muriese. Cuantas veces hacemos así buscando fuera lo que ya tenemos dentro.
No me puedo creer que uno que había muerto, no solo esté vivo, sino, que su vida le de sentido a la mía, que su vida suponga mi vida. Por eso querer tocar la vida donde residió la muerte.
Hoy, domingo de la Misericordia, proclama con Tomás "SEÑOR MÍO Y DIOS MÍO".
(Juan 20,19-31)

Nosa Señora da Franqueira, Fonte de luz e de vida, muller nova, axúdanos a tocar a vida e proclamar a fe.

Feliz domingo
Javier Alonso
A Franqueira
12-04-15

viernes, 10 de abril de 2015

POR MUCHO QUE ME CUENTES


Cristo ha resucitado. Aleluya

El final del evangelio de Marcos es un resumen de las apariciones de Jesús resucitado, el testimonio de María Magdalena, de dos que iban a un campo (los dos de Emaús), y la incredulidad de los Once (los discípulos) que no dan creído. Es Jesús el que tiene que tiene que ponerse en medio, mientras cenaban (la Eucaristía) y hablarles con claridad. Y es que no creían por más que les dijesen. Su corazón estaba duro. Aún así El los hace testigos y los envía por el mundo a proclamar el Evangelio a toda la creación.
Muy sugerente todo esto.
Lo primero ver la multitud de situaciones que se desenvuelven a lo largo del primer domingo. Unos y otros, con la emoción del momento viven en un mar de dudas. ¿Serán sueños, alucinaciones colectivas, ratificación de una esperanza?. La palabra no es suficiente, la insistencia tampoco, las emociones no llegan, ¿qué hará falta para creer?. Pues que el Señor nos eche en cara la incredulidad y que nuestro corazón se ha endurecido. Y está bien. Creer, sí, confiar en la Palabra, en el mensaje y en el mensajero. Ahora que la fe se ha quedado reducido al ámbito privado, a no ser que tenga unas repercusiones sociales (cáritas, comedores sociales, educación, hospitales) que entonces se pone la mano en la espalda y se reconoce su valentía social en estos momentos difíciles, pero poco se habla del Reino o de Evangelio, incluso se apostilla que una cosa es la caridad y otra la Iglesia, afirmación difícil de asimilar. O cuando se observa la fe como un ámbito cultural o tradicional (véase Semana Santa, o tradiciones populares o manifestaciones costumbristas, o grandes eventos culturales) en que se reconoce su antigüedad y se le admira con respeto, pero, siempre se pone un pero. Más dramático es reducir la fe a una esfera privada, confundiendo personal con individual, espiritual con intimista y tantas veces recluida al utilitarismo de si me vale para algo, si me va a ayudar o favorecer, porque sino, ¿para qué?.
Benedicto XVI nos regalaba en su primera encíclica Deus caritas est esta frase "Hemos creído en el amor de Dios: así puede expresar el cristiano la opción fundamental de su vida. No se comienza a ser cristiano por una decisión ética o una gran idea, sino por el encuentro con un acontecimiento, con una Persona, que da un nuevo horizonte a la vida y, con ello, una orientación decisiva"
Esta Pascua es Cristo el que se encuentra con cada uno, es el acontecimiento de la Resurrección el que reorienta nuestra vida, el que cambia nuestras opciones que nos despistan, por la que lo guía y orienta todo: la Vida.
(Marcos 16,9-15)

Nosa Señora da Franqueira, peregrina da fe, acompáñanos nas nosas dúbidas.

Feliz sábado
Javier Alonso
A Franqueira 
11-04-15


PESCADORES



Cristo ha resucitado. Aleluya

La escena de San Juan nos sitúa en el lago de Tiberíades. Jesús resucitado llama otra vez a sus discípulos, como la primera vez, en el trabajo de la pesca. En esta ocasión ya tiene otra significación, la llamada inicial "venid conmigo y os haré pescadores de hombres" tiene un mayor sentido. Después de haber experimentado la cruz, "el que quiera ser discípulo cargue con la cruz",  y la muerte "el que piedra su vida la ganará"; entra en la resurrección, y con ella, en la misión. La tarea frustrante de haber trabajado toda la noche y no pescar nada se encuentra con la confianza que deben aumentar para obedecer al "personaje desconocido" que les indica donde deban largar la red. 
Es Jesús el que guía a su Iglesia, para que la pesca sobreabundante, que no rompe la red, sea manifestación de la universalidad de la salvación y de la tarea incesante de la Iglesia de estar una y otra vez cumpliendo el mandato del Señor. 
En la orilla,en la intimidad, la comida preparada es la misma que la multiplicación pan y peces, símbolo también de la Eucaristía. 
Hoy, queridos amigos, comparto con vosotros varias inquietudes:
1.- La llamada de Pedro tomando la iniciativa de ir a pescar sigue siendo actual. Es la Iglesia que, unida en el primado de Pedro, una Iglesia en comunión de amor y misión, sale por el mundo, no se cierra en sí misma, sino que, también se golpea con la negación y la indiferencia de los hombres por la fe.
2.- Puede ser una tarea según los criterios de los hombres, por eso, en la ausencia del Señor, esto es en la mundanidad de nuestra Iglesia, de los cristianos, no hay resultados. La mundanidad está presente cunado buscamos y esperamos resultados humanos de números, eficiencia, ganancias, satisfacciones, glorias y alabanzas de los hombres.
3.- Quien sabe lo que debemos hacer es el Señor. Es lo que llamaba Juan Pablo II y repite Francisco,  la primacía de la Gracia,. Ponernos como meta la auténtica conversión, que es continua, la autenticidad de nuestra vida de fe, la sinceridad, unidos más a Cristo y a los hermanos, el testimonio, la construcción del Reino.
4.- La Eucaristía nuestro alimento. Es el la Eucaristía, cunado nos reunimos la comunidad en torno al Señor, le escuchamos, nos alimentamos, damos gracias, esto es la Misa del Domingo, donde recuperamos las fuerzas gastadas. Un cristiano no sobrevive si no se alimenta del Señor, si le escucha, si no comparte con los demás esa fe y la vive. Un cristiano no avanza sin la Misa dominical, encuentro con el Resucitado.
(Juan 21,1-14)

Nosa Señora da Franqueira, ensínanos a dicir si

Feliz día
A Franqueira
10-04-15

miércoles, 8 de abril de 2015

PAZ A VOSOTROS



Cristo ha resucitado. Aleluya


Paz a vosotros, es el mensaje del Señor a los discípulos. La sala se llenó de luz, y los corazones se sobresaltaron. Sus dudas eran grandes, pero las certezas superaban. Las primeras apariciones del Rescucitado habían pasado de ser a una, Magdalena, a dos, los de Emaús, para completar al grupo completo. Ahora sí, ya no hay dudas, excepto la de Tomás que comentaremos el próximo domingo. Y es que este primer domingo es pleno, hora tras hora Jesús tiene deseos de manifestarse a sus amigos, para hacerles testigos. Pero ante tantas impresiones y tantas dudas, como nosotros, necesitan pruebas. Les muestra las marcas de la pasión, no los golpes ni los latigazos, no lo que había perdido la apariencia humana como proclamaba el cántico del Siervo de Isaías, sino las heridas mortales de los clavos y la lanza. Como dijo en un discurso el Papa Francisco en su viaje a Asís: "Jesús, al resucitar era bellísimo. No tenía en su cuerpo las marcas de los golpes, las heridas... nada. ¡Era más bello! Sólo quiso conservar las llagas y se las llevó al cielo. Las llagas de Jesús están aquí (refiriéndose a los enfermos que estaban escuchando) y están en el cielo ante el padre. Nosotros curamos las llagas de Jesús aquí, y El, desde el cielo, nos muestra sus llagas y nos dice a todos, a todos nosotros: "Te estoy esperando!".

Jesús come delante de los suyos como prueba de su presencia. Pero lo que realmente les convence no son argumentos, pruebas, sino que les abrió el entendimiento para que comprendiesen las Escrituras. 
Y es que la fe, necesita ser razonada, pero es un don del Señor. Insisto en lo dicho estos días intensos de Pascua, necesitamos ver al Señor, tocarlo, sentirlo, llenarnos de gozo en su presencia. Para esto quedémonos que su Paz es la única que realmente adquiere su sentido en nuestro corazón y en este mundo. Porque de qué queremos ser testigos ¿de razones, de sabiduría?. No solo, sino de la vida en Cristo. El que perdona nuestros pecados y nos libera del mal nos hace testigos de su paz.
(Lucas 24,35-48)

Nosa Señora da Franqueira, Raíña da Paz, axúdanos a sermos testemuñas da paz do Resucitado.

Feliz día
A Franqueira
09-04-15


martes, 7 de abril de 2015

TE CONOCIMOS AL PARTIR EL PAN



Cristo ha resucitado. Aleluya

Seguimos contemplando los textos del Resucitado. Esta semana primera de Pascua transmiten la belleza y la alegría del encuentro de Jesús con las mujeres, María Magdalena, los apóstoles, y hoy, con los dos de Emaús. Es una de las narraciones que más me gusta. La ceguera de los discípulos, provocada por la tristeza y la decepción, les impide ver que el peregrino que se une a ellos en el camino es Jesús. Ni las palabras de las mujeres, hablando de visiones de ángeles, ni el sepulcro vacío, ni el testimonio de los compañeros les ayudan a creer. Así somo nosotros, como nos encerremos en la negatividad, no hay palabra que nos valga. Por eso es tan difícil el testimonio, al final uno tiene que hacer el camino, dejándose acompañar por el Señor, que interpreta las Escrituras, la Historia, la Vida y nos damos de bruces con la evidencia. Insisto, necesitamos una experiencia de encuentro personal con el Señor.
Los pilares en los que se construye la narración siguen siendo actuales en la vida de la comunidad cristiana. Jesús se hace el encontradizo y dialoga de qué les sucede, cuales son los motivos de su tristeza. Así tenemos que presentarnos ante el Señor. Pienso cuantas veces venimos al templo o andamos por la vida de forma "inconsciente", esto es, sin motivación, como autómatas que "vamos tirando". Es la vida, la nuestra, nuestras cosas las que le interesan al Señor. 
Explica, porque es el Maestro, y tenemos que ser buenos oyentes. Vamos tan de sobrados por la vida queriendo resolverlo todo. Y la Pascua es un nacer de nuevo, que veremos la próxima semana. Sí, nacer a la vida escondida en Dios, bañados en el agua bautismal.
Entra en nuestra casa. La Iglesia comienza en los hogares, entra el Señor para cenar con nosotros, sentarse a nuestra mesa y compartir el cenar. Y es en la Eucaristía, en la Fracción del Pan, donde lo reconocen. Se les abren los ojos, reconocen que ardía su corazón al escucharlo. ¡Cuantos deseos de que nuestro corazón ardiese al escuchar la Palabra!. Dentro de un par de semanas meditaremos los textos sobre la Eucaristía en el evangelio de Juan.
Y salen corriendo a decírselo a los hermanos. Una Iglesia en salida, pero no para decir cualquier cosa, ni para amoldarnos al mundo, sino, para ser testigos. "Es verdad ha resucitado"
Lucas 24,13-32

Hoy, reunidos en torno a María, día 8, damos gracias con Ella, cantamos las grandezas del "Dios que nos salva"

Nosa Señora da Franqueira, abre os nosos sentidos e o corazón para arder de alegría.

Feliz día
Javier Alonso
A Franqueira
08-04-15

¡RABBONI!. ¡MI MAESTRO!


Cristo ha resucitado, aleluya

San Juan nos regala en este día el relato del encuentro de Jesús resucitado con María Magdalena. La "mujer", tal y como la designa Jesús al que confunde con el hortelano, es la mujer que había sido liberada del mal, y ahora, llora desesperadamente ante la tumba del Señor. Es un texto el de hoy muy dinámico, en el que, la idea de Magdalena es que han robado el cadáver de Jesús y lo han profanado. Se lo pregunta a los ángeles que están en el interior y al "hortelano" que está fuera. 
Cuando nos ciega la tristeza por un acontecimiento que nos desborda, no reconocemos a nadie. Ella no reconoció al Señor, como los dos de Emaús. Es la ceguera del dolor interior, de la tristeza, de la pérdida, de no poder velar y dejar decentemente a un ser querido. 
La llamada de Jesús cambia, no porque reconozca la voz, sino el encuentro. María, le dice Jesús, y ella le contesta Rabboni, Mi Maestro. Cristo llama por el nombre, descubre la persona amada, sanada, reconciliada. Es el encuentro personal con Cristo el que provoca el cambio de actitud, de mentalidad, de búsqueda. Ya no se busca entre los muertos, ahora ya no es un cadáver, ahora ya no es la muerte. Ahora es el abrazo, ahora son lágrimas de alegría. Ahora se abraza la vida.

Y tú, ¿te has encontrado con Cristo Resucitado, tu Maestro, tu Señor?. O sigues llorando en la puerta del sepulcro. ¿Le has visto, le has abrazado?. ¿le amas?. 
Comenzamos la Pascua y esta primera semana nos describe el primer domingo de la historia. Vivamos esta Pascua con el continuo gozo del encuentro con el Resucitado.

Virxe María, Nosa Señora da Franqueira, Mestra da fe, axúdanos a deixarnos atopar polo Señor.

Feliz día
Javier Alonso
A Franqueira
07-04-15


lunes, 6 de abril de 2015

SALIR DEL SEPULCRO



Cristo ha resucitado, Aleluya.
Queridos amigos y amigas, estamos disfrutando de las mieles gozosas de la Resurrección. Una Pascua que se prolonga durante 50 días, como uno solo en fiesta, que el Señor nos llevará de la mano para decirnos como se vive la fe, que significa ser cristiano, como mantener la alegría y el gozo, como dar testimonio, como transmitir esperanza, como ser Iglesia... un tiempo en que se nos desvela la grandeza de ser hijo de Dios. Algunos me lo habéis escuchado en la homilía de este domingo. El bautismo es una experiencia vital, pero de la cual la inmensa mayoría no hemos sido conscientes. Renovar nuestro bautismo, no es solo el recuerdo de una celebración, sino que, ser consciente de lo que nos ha sido regalado y que tantas veces vamos relativizando. Por eso, ahora en Pascua, después de unirse en Cristo, muerto, sepultado y resucitado, nos toca en el encuentro con El, vivo y presente en la Palabra, en la Iglesia, en la Eucaristía, dejarnos llenar de su alegría.
Es necesario salir del sepulcro de nuestras mediocridades, de nuestros miedos y desconfianzas y dejarnos iluminar por el sol del nuevo día. Que nos de el sol del Resucitado, nos llene de su calor, nos recomponga nuestros músculos entumecidos, nos devuelva el color a vida que nos falta, nos llene de intensa alegría. 
Hoy, aquellas mujeres, primeros testigos de la resurrección, salen del sepulcro y, en el encuentro con Cristo reciben tres palabras: alegraos, no temáis, id anunciad. La tristeza no tiene lugar en la vida del creyente, estar y vivir en Cristo hace renacer en el corazón el gozo inmenso, Cristo es la Buena Noticia. La confianza, el temor desaparece, la vida puesta en sus manos. El anuncio, porque hay que volver a Galilea, releer nuestra historia a la luz de la fe.
(Mateo 28,8-15)

Nosa Señora da Franqueira, axúdanos a descubrir a presencia do Resucitado no camiño da vida.

Feliz Pascua, feliz día
Recordad que el día 8, miércoles, tenemos una cita con la Virgen a las 12 de la mañana y a las 6 de la tarde con la celebración en su Honor, como cada mes.

Javier Alonso
A Franqueira
06-04-15