jueves, 31 de diciembre de 2015

AÑO NUEVO, MISERICORDIA FRENTE A LA INDIFERENCIA


Después de haber leído el mensaje del papa Francisco con motivo de la Jornada Mundial de Oración por la Paz, que, desde hace 49 años viene realizándose el día primero del año, siento en mi interior un fuerte impulso para ponerme de rodillas y suplicar al señor que me conceda el corazón misericordioso para acoger, amar y servir a mis hermanos. ¡Cuánta indiferencia que cierra el corazón!. Sí, porque Francisco llama la atención sobre las actitudes actuales que llevan al hombre a pasar de largo, como los personajes de la parábola del Buen Samaritano, ante el sufrimiento ajeno. Tres son las indiferencias que marcan la lejanía del hombre a la misericordia propia del hombre: la indiferencia a Dios, a los demás y a la creación. Tres ámbitos de relación que se rompen en el pecado, pues la vanidad y el egoísmo nos sitúan como autosuficientes,  despreciando quien nos da vida, con quien caminamos en la vida y dónde caminamos por la vida. Una intensa y fuerte llamada que siento hace el papa a romper con el dinamismo del pecado que nos aleja de la unión con Dios, de la fraternidad y de la alabanza con las criaturas. Quisiera comenzar este nuevo año dejando forjar en el corazón y en la vida esta frase del mensaje " la misericordia es el corazón de Dios", o esta otra "la compasión surge de la fraternidad". 
Quiero unirme a la llamada que hace el papa a toda la sociedad, pensando en los miembros más débiles, objeto de la misericordia, los encarcelados, los emigrantes, los parados, las mujeres, los enfermos y los niños. Y, por último, quiero unirme al recordatorio que hace del sentido jubilar de la abolición de la pena de muerte, de promover una amnistía para presos rehabilitados y la abolición de la deuda de los países pobres adoptando proyectos de desarrollo. 
Hermanos y hermanas os deseo lo mejor para todos y la mejor de las bendiciones. Sed muy felices y llevad a todos la misericordia.
Os facilito el enlace para poder leer íntegro el mensaje del papa para este primer día del año.
Nosa Señora da Franqueira, raíña da paz, roga por nós.

feliz aninovo
Javier Alonso
A Franqueira

martes, 29 de diciembre de 2015

NO NOS ROBEN LA NAVIDAD



Estos días, entre días de fiestas y vendavales varios, entre turrones y polvorones y lluvias torrenciales, pasé un rato dándole vueltas a como se celebran estas solemnidades. Tengo que reconocer que no me siento asediado, como la gran mayoría, de campañas publicitarias, luces y cansinos villancicos en megafonías estridentes. El silencio de la montaña impide que sea profanado por tanta "contaminación". Pues en este silencio yo pensaba en las familias reunidas la nochebuena dispuestas para un majar exquisito y lleno de sabores, la inmensa mayoría, ajenos al motivo por el que se celebra esta fiesta. Sentados para cenar familias, a veces extraños en su propia casa, pues deshabituados a comer juntos no saben muy bien por donde dialogar. Con excepción de la pantalla, tanto del televisor como de los nuevos medios, que marcan y mucho el ambiente. Hace unos años me escandalizaba que se optase en esta noche por otras maneras, hoy me parece lo más natural. Son vacaciones de invierno para la gran mayoría, ajenos al nacimiento del Señor. Con el agravante de que este año la falta de nieve a restado opciones posibles. Y yo pensaba en aquellas primeras celebraciones del sol invicto en el imperio romano, en que, las comunidades cristianas se reunían recordando que quien venía a salvarnos no es el emperador, sino el mismo Dios, Cristo Jesús, el Sol que nace de lo alto. Mientras el imperio honra a sus dioses, los cristianos hace memoria de lo que cambia el rumbo de la historia. Ahora, mientras el imperio del hombre, centrado en si mismo, aún satisfecho por la solidaridad y el sentimentalismo navideño, se complace y se autoconsume, el cristiano de a pie, el que es motivo a veces de irrisorios comentarios jocosos, va al templo con sus hermanos y canta alegre el misterio de Belén.
Por favor devuélvannos la Navidad, no es de las cadenas hoteleras, ni de los paquetes turísticos, ni de las marcas de colonias. Por favor, estoy cansado de que adulteren lo que no les pertenece, es de los cristianos.  Ahora que vuelven una y otra vez a sonar trompetas de laicismo, por favor, no se aprovechen los que no creen de lo que no les pertenece. Es verdad que no lo queremos esconder, os entregamos el Niño Dios para que contemplen la gloria del Señor. Si lo desean vengan con nosotros y postrémonos unidos ante el Salvador del hombre, el Dios humanizado que hace al hombre divino. Pero por favor nuestro Dios, el Dios de la ternura misericordiosa, no es moneda de cambio, no es negocio, no es escusa para beneficios. Y posiblemente diga lo mismo de la tan usada Semana Santa. 

Os pongo algún enlace para que os acerquéis a la historia del inicio de las fiestas de la Navidad.
Un abrazo y feliz día.













martes, 22 de diciembre de 2015

FELICITACION




Cual será la palabra ideal que te pueda llegar al corazón. Cual la expresión que salga de lo establecido por las buenas formas. Cual la razón para que entiendas que no es por lo establecido ni lo mandado en la buena educación. Cual las frases que puedan romper lo clásico, lo típico, lo común y no digas, bueno cortó y pegó, me dice lo que a todos y ya está. Como decirte que no es para quedar bien, ni salir del paso, ni poner lo de todos, ni caer en los tópico, típicos. ¿Qué te digo?. Puede ser un sencillo feliz Navidad, o un Felices Fiestas, un poco más general, o, un felicidades y gestionalo como puedas. O puede ser una frase teológica, o el deseo más universal, la paz, la concordia, la fraternidad, la alegría.... Oye que no es nada fácil. Ah, ya sé, la familia, los amigos, ... los que no están, los que podrían estar y no pueden, los que pueden estar y no les da la gana. Y entra la nostalgia, los recuerdos de infancia, las anécdotas y las añoranzas de tiempos más sinceros. Tampoco es ahora el momento de dar un discurso sobre los peligros del consumismo, la necesidad de racionalizar los gastos y que no nos pasemos en las comidas. También puede ser la oportunidad de hablar de que Dios nace en la pobreza y poner la mirada en aquellos que lo están pasando mal, y surgen como esporas acciones solidarias y programas de recaudación. Ya ni se me pasa por la cabeza mentar al que asalta las casas por la noche entrando por la chimenea.
Pues no lo tengo nada fácil, y, no quiero caer en un sentimentalismo facilón, pero, voy a tener que ceder.

Pues venga. 
A tí, sí, a tí, te digo: FELIZ NAVIDAD. Que seas muy feliz, que tengas un ratito para cerrar los ojos, entrar en la gruta de Belén y adorar al Niño Dios que nace en Belén. El Hijo de Dios que nos descubre la desnudez del hombre y la hace divina; al que siendo rico nos enriquece con su pobreza. El Hijo que nos hace hijos, el que se hace ofrenda para nosotros ofrecernos; el que ilumina las tinieblas de la historia. Adoramos al que viene para reunirnos junto a El, el que une el cielo y la tierra y lo llena todo de su gloria. El que pone afónicos a los ángeles y los corazones de los hombres se llenan de su paz. 

Es Navidad y nace el Niño Dios en la pobreza de una joven doncella que lo cuida con ternura. 

De verdad te digo FELIZ NAVIDAD

Javier Alonso
A Franqueira

sábado, 19 de diciembre de 2015

FELIZ TU QUE HAS CREÍDO



Este domingo iniciamos en el Santuario un nuevo tiempo marcado por la convocatoria extraordinaria hecha por el Papa, un Jubileo centrado en lo esencial de nuestra fe, el amor misericordioso de nuestro Dios.  En la celebración de la liturgia vespertina del domingo, a las 5,  nos reuniremos para abrir la puerta de la misericordia. Una puerta que se abre, un hogar, la Iglesia, que se reúne para celebrar el amor de Dios y sale al encuentro del que necesita ser amado.
Entrad por la puerta de la Salvación que es Cristo, entrad en el gozo del Señor, en la alegría del que viene a resconstruir lo que derriba el pecado en nosotros. Entrad y alegraos en el Señor. Entra con nosotros María en el corazón del hombre que vive la infecundidad de una fe dormida, y, despiértanos con el saludo que hace saltar de gozo nuestro interior. Llénanos de la alegría de quien traes en tu vientre, el Hijo de Dios, la misericordia encarnada, las promesas cumplidas. Entra con tu canto de alabanza y acción de gracias, y contigo, cantamos "magníficat ánima mea", glorifica mi alma al Señor, proclama las grandezas del que nos ha liberado de la esclavitud, rompe las cadenas que someten el corazón a la tristeza y angustia de pensar que ya no hay nada que hacer  o los atormentados en  soportar la vida como el castigo de Sísifo de querer llegar a la cumbre para después quedarse en nada. Ven María y guíanos para entrar en el amor, para gozar de la alegría del Señor. Ayúdanos a cantar, a gritar a proclamar, que grande es en medio de ti el santo de Israel. Pon en nuestros ojos la luz de la fe para contemplar que Dios actúa en nuestra pobreza, nos alimenta, nos sacia, nos libera, nos enseña, nos resucita, nos corrige, nos llena de su amor.
Cuanto deseo que llegue este domingo para decirte feliz por haber creído, para decirme, dame María la fe que necesito.
Este domingo es un nuevo tiempo, el de la misericordia con María. 

Nosa Señora da Franqueira, aquí tes os teu fillos necesitados da ledicia que nace do perdón.

Feliz día
Javier Alonso
A Franqueira
19-12-15


miércoles, 16 de diciembre de 2015

MISERICORDIA


Dibujo de Antonio Táboas. 2014
Faltan pocos días para que en nuestro Santuario da Nosa señora da Franqueira la hermosa puerta, por la que durante siglos han accedido los peregrinos, tenga un nuevo nombre. PUERTA DE LA MISERICORDIA. Un nuevo tiempo comienza, algo nuevo está brotando "no lo notáis". Esta palabra de Isaías adquiere actualidad, en lo cotidiano de venir a visitar y rezar ante la imagen secular da Virxe da Fonte, los ojos de su rostro se vuelven más brillantes que nunca. Está atenta a recibirnos pues llegamos, no pocas veces, cansados del bregar de la vida. Y está, como madre amorosa, esperando. 
Cruzar la puerta es adentrarse en Cristo que abre su corazón para llevarnos de la mano al abrazo del Padre que nos perdona. Un impulso que mueve el Espíritu en nosotros el deseo de conversión. Cansados de caer tantas veces en el camino, lleno de piedras que nos hacen tambalear. Heridos El nos cura con el vino del consuelo y el aceite de la esperanza. Tristes, El nos alegra con su próximo nacimiento. Llenos de miedos, El nos fortalece para superar las tinieblas pues el Luz. Perdidos, El nos conduce, pues es nuestro camino. Dolidos, El nos resucita, pues es la Vida. Hambrientos, El nos sacia, pues es nuestro alimento. Sedientos, El nos refresca, pues el el Agua viva.
Entremos para celebrar la fiesta, el júbilo del perdón, alegrémonos de no estar abandonados, pues volvemos a la casa, a nuestra casa. El hogar de María se embellece para que dejemos atrás la fealdad del pecado y vivamos la hermosura del perdón. Es misericordioso.
El domingo abriremos una puerta que nunca se cierra, pues el Señor, siempre está en el umbral para recibirnos. Como los magos que están representados en el hermoso tímpano, ahora, lleguemos con la ofrenda de nuestra pobreza, adoremos el Misterio e llenémonos de alegría. 
Y una puerta que se abre para salir. Salimos al encuentro del hombre para llevarles el consuelo y la paz, la alegría y el bien, para acercar al hombre caído la fortaleza de la misericordia del Padre.

El domingo día 20 tenemos la oportunidad de acercarnos a los templos jubilares de nuestra diócesis, la Concatedral , Fa´tima y María Auxiliadora de Vigo, la antigua Colegiata de Baiona y este Santuario da Franqueira, que, serán en este año lugares en el que no podemos desaprovechar la oportunidad de gustar a Dios.

Nosa Señora da Franqueira, axúdanos a vivir o xúbilo do amor misericordioso.

Javier Alonso
A Franqueira
16-12-15

lunes, 14 de diciembre de 2015

JUBILEO DE LA MISERICORDIA EN TUI.


La tarde de un otoño prolongado, fue rota por el toque de campanas que sonaba en toda la cuidad episcopal de Tui. Los clientes de las terrazas, o los caminantes vespertinos del paseo de la Corredera, ajenos al calendario de la Iglesia, se preguntaban que fiesta es hoy. Algunos pensarían que Santa Lucía había arrastrado a cientos de personas , entre ellos un grupo nutrido de sacerdotes y religiosos y religiosas. Y suenan y suenan las campanas en este domingo de Laetare, anticipando el canto alegre de este día en el que el júbilo de la Iglesia se extiende por los cielos rompiendo el silencio y marcando un ritmo festivo. Algunos preguntan e incrédulos se quedan sorprendidos, pues, sí es famosa la Puerta Santa de Compostela, que, a la misma hora se abre en la tumba apostólica, pero muchos no sabían que el Jubileo universal abrirán las “Puertas de la misericordia” en todo el mundo. Y preguntan también “¿Pero Tui también tiene Puerta Santa?”. A lo que es buena la respuesta evangélica “ven y verás”.
Llegada la hora prevista el claustro de la sede catedralicia es el escenario para iniciar la celebración. El Señor Obispo, D. Luis Quinteiro, acompañado del Cabildo, los sacerdotes concelebrantes, seminaristas, religiosos/as, y los fieles reunidos entonan el himno jubilar “Misericordes sicut Pater”, las palabras del lema de este año “Misericordiosos como el Padre”. Y comienzan las alabanzas, entonadas por el Obispo y respondidas por todos “Es eterna su misericordia”. En menos de cinco minutos la palabra clave de este jubileo ya penetra, como lluvia en la tierra, en el alma de todos. Misericordia, misericordia, y ésta vuelva a ser escuchada cuando la parábola del texto del Evangelio concluye “hay más alegría por un pecador que se convierte”. Otra de las claves del jubileo es “perdón”, sí, a lo que no estamos acostumbrados a pedir decía el otro día el papa. Con la solemnidad del momento se pronuncia la Bula Pontificia y somos invitados a peregrinar a la casa del Padre. La comitiva se dirige, cantando las letanías de los santos, hasta la puerta principal del templo, hermosa portada en la que quedaron esculpidas por el ingenio del artista escenas del Evangelio que estos próximos días de navidad celebraremos. La Puerta de la misericordia está cerrada y, a una invocación del Obispo, respondemos todos, y el pastor de la Iglesia de Tui- Vigo abre para las puerta para que entremos. Es Cristo quien invita a entrar en El y tener vida y vida para siempre.
Se muestra el Evangeliario que durante este año penetraremos hasta las entrañas mismas del misterio del Dios que nos ama entrañablemente. Y entramos, y resuenan de nuevo las notas del Himno Jubilar, y el canto vuelve a ser oración, y la oración con el incienso que llena toda la estancia sube como plegaria vespertina hasta Dios.
La celebración tiene una sorpresa más. Como en el bautismo que nos acogen en la puerta, así, este día hemos sido recibidos en el umbral de la puerta de la misericordia para entrar en la vida amorosa de Dios. Y ahora hacemos memoria de nuestra incorporación, nuestra entrada en esta familia de los hijos de Dios. Bendecida el agua, el Obispo recorre toda el templo rociando con el agua a todos mientras cantamos “Os bautizados levamos unha nova vestidura, para dicirmos que somos unha nova creatura”. ¿Quién no recuerda la escena del evangelio?, el Padre que abraza a su hijo que regresa y les dice a los criados, ponedle las sandalias en los pies, un anillo en la mano, ponedle una vestidura nueva. La misericordia, el perdón recupera en nosotros la belleza de la filiación.
La peregrinación será signo de ir a Dios y gozar de su amor. El testimonio se hará más visible y se fortalecerá a través de las obras de la misericordia. Y nuestra caridad será más visible en la atención de los últimos.
Invocamos a María “vuelve a nosotros tus ojos misericordiosos”. Obispo, respondemos todos, y el pastor de la Iglesia de Tui- Vigo abre para las puerta para que entremos. Es Cristo quien invita a entrar en El y tener vida y vida para siempre.
Se muestra el Evangeliario que durante este año penetraremos hasta las entrañas mismas del misterio del Dios que nos ama entrañablemente. Y entramos, y resuenan de nuevo las notas del Himno Jubilar, y el canto vuelve a ser oración, y la oración con el incienso que llena toda la estancia sube como plegaria vespertina hasta Dios.
Continúa la celebración y el Obispo invita a los fieles a vivir profundamente cuanto quiere subrayar y destacar el santo Padre al habernos convidado a este Jubileo Extraordinario de sus misericordias.
Elevamos los ojos al cielo y descubrimos encima del altar la imagen de la Virgen. A ella nos dirigimos y la proclamamos con el canto “Mater misericordiae”. Y al finalizar la celebración D. Luis, por disposición del santo Padre, imparte a todos la bendición papal con indulgencia plenaria.
La despedida no podía ser de otra forma “Sed misericordiosos como el Padre, podéis ir en paz”. El Jubileo Extraordinario de la Misericordia ya está abierto, ahora, nos toca a todos hacernos partícipes de este tiempo de Gracia.
La peregrinación será signo de ir a Dios y gozar de su amor. El testimonio se hará más visible y se fortalecerá a través de las obras de la misericordia. Y nuestra caridad será más visible en la atención de los últimos.
Invocamos a María: “vuelve a nosotros tus ojos misericordiosos”.

sábado, 12 de diciembre de 2015

PUERTA DE LA MISERICORDIA






La cita es este domingo, 13 de diciembre, a las 5 de la tarde. 
El lugar: la catedral de Tui. 
Invitados al banquete: todos y más 
Invitación: la que nos hace el Señor "Venid a mi todos los que estáis cansados y yo os aliviaré"
Anfitriones: el Padre que espera la llegada de sus hijos
El Hijo: que sale continuamente a buscarnos
El Espíritu: que alegra con el don del perdón y la paz.
Condiciones: "deseos de gozar de la dicha del Señor".
Situación: pecadores amados por el Amor, barro enamorado que se moldea en el alfarero
Vestimenta: ya tiene el Padre todo preparado "sandalias en los pies, un traje nuevo y un anillo en el dedo"
Menú: un trozo de pan y un poco de vino, perdón PAN Y VINO SANTIFICADOS
Entrada: libre, por una bella portada, llamada desde ese día "Puerta de la Misericordia"

La tarde del domingo, los que vayáis a Tui sabed que El viene a llamar a los pecadores, sanar a los enfermos, liberar a los encadenados, dar la luz a los ciegos. Que tú y yo estamos necesitados de un amor, el que perdona incondicionalmente, que es más grande, inmensamente más grande que nuestros pecados, que espera que nuestros pasos se pongan en su camino, que no nos abandona y ahí es donde vamos, o mejor, a donde nos llama.
Una puerta se abre para todos nosotros, no cerremos la puerta de nuestro corazón. Que abramos de par en par nuestra vida para que los buscan encuentren, los que llamen se les abra... y tu corazón y el mío pueden ser puertas de la misericordia.

Nosa Señora da Franqueira axúdanos a menter vivo en nós o desexo do perdón.

Feliz Jubileo
Javier Alonso
A Franqueira
12-12-15

viernes, 11 de diciembre de 2015

Parole, parole, parole



Palabras, palabras, palabras... las que endulzan el oído o las que amargan el sentido; las que mueven a cambiar, o las que nos acomodan a  no mover; las que espabilan la razón, o las que duermen el corazón; las que hacen que la vida es sueño, o los sueños nunca serán realidad; las que unen en camino solidario, o las que nos convierten en solitarios caminantes; las que hacen sonreír el alma o las que hacen de la sonrisa una pantalla. Palabras, palabras, palabras son la que se escupen al ruedo de la arena amarga de la decisión del pueblo de decidir. O sí, somos nosotros los que decidimos y debemos escuchar, esto lo digo en serio, es necesario hacer un esfuerzo de escucha y saber discernir que se esconde detrás de las palabras. Porque, no seamos ingenuos, detrás de cada rostro que se pega en un cartel electoral hay una montaña de hombres y mujeres superpreparados que saben lo que tienen que decir, como decirlo y en que momento, se pueden equivocar, pero escucharemos lo que creen que debemos escuchar. Y sabéis que hay temas intocables, inviolables e intransferibles, que corresponden al hecho en si y la condición del propio hombre, varón y mujer, que deben ser escrupulosamente tratados con el máximo respeto y no deben ser sacrílegamente usados para beneficio de unas ideologías, marchitas, que se someten tantas veces a los intereses económicos, o ideológicos de un grupo. No nos engañemos, a nosotros también nos pasa, cuando cedemos a los principios esenciales y dejamos que la barca vaya río abajo, golpeándose a cada lado. 
Estoy perplejo como se esconden los temas que se saben conflictivos, porque tocan a la esencia de la persona, se solapan otros, y se prometen soluciones, que , en muchos casos estuvieron en manos de los que gobiernan en un momento determinado. Promesa, palabras, colocadas finamente y que nos hacen olvidar temas que realmente, si no se cuidan, minan el sentido mismo de la persona. Estos días toca escuchar, y hagamos un esfuerzo, por hacerlo lo más dignamente posible, no somos espectadores de un circo al que se prestan los que van a guiar en nuestro nombre los destinos de nuestro pueblo, sino, protagonistas certeros si acertamos en nuestra responsabilidad.
Feliz día
Javier Alonso
A Franqueira
11-12-15

jueves, 10 de diciembre de 2015

ADVIENTO: Profetas


Siempre estamos innovando, buscamos nuevas modas, deseamos nuevas experiencias, arrasamos con lo antiguo, a no perdón, que ahora a lo de antes le llamamos vintage. Y, ante la falta de imaginación recreamos las cosas y los nietos llevan las modas de sus abuelos, vuelven las tendencias y te marcas un gol siendo posmoderno. Lo que gusta es lo impactante. 
Pues Juan Bautista es el que une lo de antes de Cristo con lo que viene con Cristo. Y, amigos, más impactante que un señor a gritos por el desierto, vestido con piel de camello y comiendo langostas, atención, no de la mar océana, sino de los bichejos esos que vuelan. Más impactante que entrar en un río y que te sumerjan en las aguas para presentar ante Dios el arrepentimiento. Y ahí está, moviendo conciencias, proclamando la Buena Nueva, invitando a esperar. . 
Ya llegan los tiempos nuevos y Juan es la voz que desgallita para que el hombre crea de verdad y se deje de vanalidades y mentiras. Juan es la voz que grita para que nos dejemos de estancarnos en las comodidades y preparemos los caminos. Juan es el grito que se enfurece ante la injusticia y desea cantar la victoria del que viene con la justicia del amor. Porque lo antiguo se cumple, se plenifica, se llena. Lo que no se aceptó es ahora ratificado y llevado a lo más alto

Nosa Señora da Franqueira, axúdanos a ser novedosos sen esquecer o de sempre, axúidanos a ser proféticos coa palabra e co exemplo.

feliz día
Javier Alonso
A Franqueira
10-12-15

miércoles, 9 de diciembre de 2015

HOMILÍA DEL PAPA FRANCISCO EN LA APERTURA DEL JUBILEO DE LA MISERICORDIA


En breve tendré la alegría de abrir la Puerta Santa de la Misericordia. Como hice en Bangui, cumplimos este gesto, a la vez sencillo y fuertemente simbólico, a la luz de la Palabra de Dios que hemos escuchado, y que pone en primer plano el primado de la gracia. En efecto, en estas lecturas se repite con frecuencia una expresión que evoca la que el ángel Gabriel dirigió a una joven muchacha, asombrada y turbada, indicando el misterio que la envolvería: «Alégrate, llena de gracia» (Lc 1,28).
La Virgen María está llamada en primer lugar a regocijarse por todo lo que el Señor hizo en ella. La gracia de Dios la envolvió, haciéndola digna de convertirse en la madre de Cristo. Cuando Gabriel entra en su casa, también el misterio más profundo, que va más más allá de la capacidad de la razón, se convierte para ella en un motivo de alegría, motivo de fe, motivo de abandono a la palabra que se revela. La plenitud de la gracia transforma el corazón, y lo hace capaz de realizar ese acto tan grande que cambiará la historia de la humanidad.
La fiesta de la Inmaculada Concepción expresa la grandeza del amor Dios. Él no sólo perdona el pecado, sino que en María llega a prevenir la culpa original que todo hombre lleva en sí cuando viene a este mundo. Es el amor de Dios el que previene, anticipa y salva. El comienzo de la historia del pecado en el Jardín del Edén desemboca en el proyecto de un amor que salva. Las palabras del Génesis nos remiten a la experiencia cotidiana de nuestra existencia personal. Siempre existe la tentación de la desobediencia, que se manifiesta en el deseo de organizar nuestra vida al margen de la voluntad de Dios. Esta es la enemistad que insidia continuamente la vida de los hombres para oponerlos al diseño de Dios. Y, sin embargo, también la historia del pecado se comprende sólo a la luz del amor que perdona. El pecado sólo se entiende con esta luz. Si todo quedase relegado al pecado, seríamos los más desesperados de entre las criaturas, mientras que la promesa de la victoria del amor de Cristo encierra todo en la misericordia del Padre. La palabra de Dios que hemos escuchado no deja lugar a dudas a este propósito. La Virgen Inmaculada es para nosotros testigo privilegiado de esta promesa y de su cumplimiento.
Este Año Extraordinario es también un don de gracia. Entrar por la puerta significa descubrir la profundidad de la misericordia del Padre que acoge a todos y sale personalmente al encuentro de cada uno. Es Él el que nos busca. Es Él el que sale a nuestro encuentro. Será un año para crecer en la convicción de la misericordia. Cuánto se ofende a Dios y a su gracia cuando se afirma sobre todo que los pecados son castigados por su juicio, en vez de destacar que son perdonados por su misericordia (cf. san Agustín, De praedestinatione sanctorum 12, 24) Sí, así es precisamente. Debemos anteponer la misericordia al juicio y, en cualquier caso, el juicio de Dios tendrá lugar siempre a la luz de su misericordia. Que el atravesar la Puerta Santa, por lo tanto, haga que nos sintamos partícipes de este misterio de amor. Abandonemos toda forma de miedo y temor, porque no es propio de quien es amado; vivamos, más bien, la alegría del encuentro con la gracia que lo transforma todo.


Hoy, aquí en Roma y en todas las diócesis del mundo, cruzando la Puerta Santa, queremos recordar también otra puerta que los Padres del Concilio Vaticano II, hace cincuenta años, abrieron hacia el mundo. Esta fecha no puede ser recordada sólo por la riqueza de los documentos producidos, que hasta el día de hoy permiten verificar el gran progreso realizado en la fe. En primer lugar, sin embargo, el Concilio fue un encuentro. Un verdadero encuentro entre la Iglesia y los hombres de nuestro tiempo. Un encuentro marcado por el poder del Espíritu que empujaba a la Iglesia a salir de las aguas poco profundas que durante muchos años la habían recluido en sí misma, para reemprender con entusiasmo el camino misionero. Era un volver a tomar el camino para ir al encuentro de cada hombre allí donde vive: en su ciudad, en su casa, en el trabajo...; dondequiera que haya una persona, allí está llamada la Iglesia a ir para llevar la alegría del Evangelio y llevar la misericordia y el perdón de Dios. Un impulso misionero, por lo tanto, que después de estas décadas seguimos retomando con la misma fuerza y el mismo entusiasmo. El jubileo nos estimula a esta apertura y nos obliga a no descuidar el espíritu surgido en el Vaticano II, el del Samaritano, como recordó el beato Pablo VI en la conclusión del Concilio. Que al cruzar hoy la Puerta Santa nos comprometamos a hacer nuestra la misericordia del Buen Samaritano.

domingo, 6 de diciembre de 2015

ADVIENTO. Aquí y ahora



Una voz grita, en el desierto preparad el camino. Es Juan, el bautista, el precursor, que grita con voz rasgada, con su atuendo diferente, con su ayudo y su penitencia. Es la voz que resuena en nuestra conciencia seca por la falta de la vitalidad del Espíritu. Es el desierto en el que se inserta una palabra, una actitud, una vida de conversión. Una voz grita y nos empapa con el bautismo de conversión. Una voz que señala la llegada del Salvador. 
Es aquí, en mi vida; es, ahora, en este tiempo. Es la oportunidad que nos ofrece el Señor, como ese día en que te das cuenta que si hubiese hecho, si hubiese decidido, si hubiese... y ahora está lejos. Pidamos a María que nos ayude a decir sí, aquí y ahora, a recibir la fecundidad de la Palabra, la fuerza del Espíritu. Y apara esto allanemos nuestros conflictos, abajemos la soberbia, enderezamos nuestra vida, dejémonos trabajar por el Señor.
Hoy, aquí, ahora, es tiempo de conversión, de preparar el camino, de caminar hacia la libertad, la vida el amor.

Nosa Señora da Franqueira, Virxe fecunda, axúdanos a poñer neste mundo a voz da conversión ao amor.

Feliz domingo
Javier Alonso
A Franqueira
06-12-15

viernes, 4 de diciembre de 2015

ADVIENTO. Abre mis ojos



Antes de nada agradecer a todos los que me han felicitado el día de ayer en mi onomástica. Gracias, poniéndonos bajo la protección de San Francisco Javier, pedimos la valentía y el ánimo de ser evangelizadores y misioneros como él. Muchas gracias.

Los ciegos del evangelio de hoy gritan, claman, suplican, piden, pues solo Jesús les puede sanar. Pero lejos de ser un espectáculo a la luz de todos, Jesús, con discreción, lleva a los ciegos a casa. Un signo más de la delicadeza en el trato, no cura para convertir la sanación de aquellos hombres en un teatro de lo divino, además, les piden que no lo cuenten a nadie. Jesús es maestro en el trato con las personas. Al entrar en casa y estar con ellos muestra el deseo de escucharles y de hablar de algo tan importante como es la fe. 
El Señor, el Salvador que esperamos, es el que quiere estar con cada uno, el que dedica tiempo a escuchar y dialogar. Es el que viene en la cercanía del cara a cara, del tú  a tú, del estar junto al otro. Es el que pide discreción y sensibilidad, el que se pone al margen para estar con los que están fuera del camino. Nosotros a buscar los grandes éxitos, a querer salir en la foto de lo que cuenta y que se nos tenga en cuenta lo bien que hacemos todo, o que buscamos el reconocimiento. Tantas veces somo la Iglesia que busca el prestigio de las estadísticas, de los números, de las placas con honores, de llenar... y estamos llamados a ser los cristianos y la Iglesia de estar al lado, de caminar juntos, de no abandonar al que no puede, de sanar sin estar en el candelero. 
Esperamos, Señor, tu venida. Sabemos que vienes sin hacer ruido, sin molestar. Te reconocemos en medio del que está lejos, o del que nosotros estamos lejos en el corazón, porque hemos abandonado la esperanza de que vuelva a ver, de que pueda creer. O nosotros nos hemos creído los más creyentes, pero nuestros ojos no logran verte con claridad.

Nosa Señora da Franqueira abre os nosos ollos para ver a luz da salvación.

Feliz día
Javier Alonso
A Franqueira
04-12-15

miércoles, 2 de diciembre de 2015

ADVIENTO: Sintió lástima



Lo que mueve a Jesús a acoger a los pobres, lisiados, ciegos, mudos... los ponen a sus pies y les cura, es la lástima, se compadece de su dolor, su sufrimiento, su angustia. Jesús siente lástima de aquella muchedumbre necesitada de comer, y les da de comer. Hoy, ciegos de alma, a tumbos por la vida, sordos a la Palabra, mudos a la oración, hambrientos de Dios. Hoy tantos de los que nadie se compadece, que están al margen, marginados, a los que se excluyen, se les impide seguir adelante porque no valen, no producen, no son significativos, a no ser que hagan una heroicidad. Hoy es Jesús al que nos nos postramos, yo necesito ser curado de mi ceguera, de no ver la vida con los ojos de Dios y de no ver a Dios en la vida ¿y tú?. Yo necesito ser sanado de mi sordera, de no escuchar el grito del dolor de mis hermanos, de ser indiferente a sus lloros, de no escuchar la voz de Dios en los demás, ¿y tú?. Yo necesito ser curado de mi incapacidad de salir al encuentro del otro, de acercarme a quien padece, de salir de mis comodidades, de postrarme a los pies del Señor y lavárselos en los que padecen ¿y tú?. Yo, hoy, necesito ser saciado del pan de vida, de que lo poco que hay se comparte, y El lo  multiplica, necesito alimentarme del pan de Dios ¿y tú?.
Ilumíname, ilumínanos Señor; sánanos, Señor, sácianos Señor. 

Nosa Señra da Franqueira fainos abertos ao don de Deus no teu Fillo.

Feliz día
Javier Alonso
A Franqueira
02-12-15

lunes, 30 de noviembre de 2015

ADVIENTO. NO SOY DIGNO, DI UNA PALABRA



Que mal suena en la prepotencia de hoy decir que uno no es digno. Que mal papel tiene la humildad, aunque después se hagan halagos, por detrás se busca la forma de aprovecharse del humilde. Que mala fama tiene querer pasar desapercibido. Que sí, que lo bueno, lo guay, lo que gusta es que tengo derecho, que exijo, que yo no soy menos, que a ver que se cree. Aquel refrán " se queres ver un galeguiño dalle un carguiño". La muletilla de sabes con quien estás hablando, o, cuidado conmigo, o, si superas lo que ya he hecho, , cuales son mis amistades... venga que sino le damos vueltas  a lo mismo. 
Lo que quiero decir es que a la luz del evangelio,  aquel centurión romano que va a pedir la salud de su criado, que no era un chiquilicuatre, un centurión, que no pertenecía  la fe judía, que no esperaba la salvación de Israel, que era miembro eminente del Imperio, que no  creía más que en aquel inmenso número de dioses, incluido el emperador y las deidades familiares. Ese dice NO SOY DIGNO DE QUE ENTRES EN MI CASA, BASTA UNA PALABRA. Fue tan grande la fe de aquel hombre que nosotros recitamos su frase antes de recibir al Señor en la comunión. Sí, porque cunado nos acercamos a la Eucaristía la salvación, la salud viene al hogar de nuestra vida. 
Ahora, esperando la salvación, la llegada del Señor, la plenitud del amor, pensemos si somos dignos. Pero por su misericordia El viene y quiere entrar en nuestra vida.

Nosa Señora da Franqueira axúdanos a poñernos de xeonllos e ter unha actitude humilde.

feliz día de San Andrés

Feliz día
Javier Alonso
A Franqueira
30-11-15

sábado, 28 de noviembre de 2015

ADVIENTO: LLEGA VUESTRA LIBERACIÓN



Comenzamos el hermoso tiempo del adviento, cuatro domingos con sus semanas, que, refuerzan en nosotros la visión esperanzadora del mundo, de la historia, de la vida que debe tener el cristiano. Guiados por los profetas del destierro, en especial Isaías, con la llamada a la conversión de Juan Bautista y la ternura entrañable de María, sentimos la necesidad de abandonar aquello que nos adormece, nos anula la ilusión o nos lleva al pesimismo. Tiempos recios siempre los hubo y Jeremías, este domingo en la primera lectura, le tocó anunciar a la ciudad de Jerusalén que el desastre era inminente, pero Dios cumplirá sus palabras, y anuncia que su nombre es la justicia. No son las promesas vacías de tecnicismos economistas a los que nos tienen acostumbrados los políticos que nos desbordan en estas semanas previas a las elecciones son sus soluciones. La justicia vendrá del Señor que viene con misericordia y verdad. La paz vendrá de la confianza en que Dios es salvación, triunfará definitivamente y su reino no tendrá fin. Los que se centran en los desastres no verán más que muerte y destrucción, los que confían alzarán la cabeza porque llega el tiempo de la libertad. Poneos de pie, alzad la cabeza, contemplad el cielo y la súplica será la del hijo que recibe el don de la paz. Pueden caerse el cielo, desplomarse los montes, destruirse todo, pero pasará todo tiene que pasar para que el nuevo cielo y la nueva tierra nazcan de la victoria del que vence definitivamente, el que ha derrotado el pecado y vencido a la muerte. 
Ahora es tiempo de estar en vela, no descanseis en el placer y la satisfacción de lo logrado, en la mente embotada por el bien vivir, el vacío del hombre no lo llenan las cosas, no es el vientre satisfecho lo que agrada, sino el estar en vela, trabajando cada día por construir. No dejéis la oración, la escucha de la voz de Dios, que, como brisa suave llena de frescor el aire viciado en el que se ahoga el hombre. Orad son descanso pues Dios no deja de oír a sus hijos, de hablarles al corazón, de proponer una palabra nueva. 
Ahora es tiempo de caridad, de abandonar los egoísmos de dejar atrás los cálculos de ganancias y ver que todos somos llamados a sentarnos en el banquete de los manjares divinos. 
Dios viene y su poder es el amor. Viene en silencio, sin molestar, viene para nacer en la pobreza de nuestro corazón, viene para reinar en nuestra alma. No quiere tesoros, desea un amor correspondido.
Con la ternura de María prepara tu vida para recibirle, a la expectativa de la mujer embarazada que todo lo dispone, con nerviosismo, pero sobre todo con la libertad de que será distinto. El pesebre dejará de ser un lugar miserable para convertirse en el trono de que viene a ser nuestro alimento.
Queridos amigos tened esperanza, Dios viene a nuestro encuentro.

Nosa Señora da Franqueira queremos facer contigo este camiño de espera, espera activa, espera na tenrura do teu corazón.

Feliz domingo
Javier Alonso
A Franqueira
29-11-15

viernes, 27 de noviembre de 2015

BLACK FRIDAY


Bueno, ya llegó una nueva moda copia, recopiada, en la que nos quedamos con el absurdo de salir de compras desenfrenadamente porque está así puesto. Rebajas, rebajísimas ofertas que hacen las deliciasd e muchos, y, como el experimento de Paulov con los perros, cuando suena la campana de poder comprar aunque sea lo más absurdo, pero está barato, comienzan a desarrollarse unas sensaciones interior que irremediablemente llevan a revolver entre las ofertas, a buscar lo innecesario, a encontrar lo que no buscaban y a llevarte a casa peso de cosas que aflojan el peso de la cartera.
Hace años escuché un refrán que decía "cando a limosna é moita ata os santos desconfían". Se refiere a que en algún lado está el negocio, y, sin ánimo de ser aguafiestas, si es que para alguien ir de compras es una fiesta, veo que todo este montaje tiene varias consecuencias:
1.- Decir que guardamos las esencias de nuestra identidad cultural y después nos agarramos a lo que nos viene, véase, la noche de los muertos, este viernes negro, que pronto acabaremos haciendo la fiesta de acción de gracias.
2.- Ver como se adelanta la campaña de Navidad. Ya pocos quedamos que dejemos poner los adornos para el último día. Ahora ya están los alumbrados colocados, y hoy, muchos ya se encienden.
3.- Los que programan sus vacaciones de Navidad, lo que supone la ruptura con las "tradiciones cristinas" que desgraciadamente ya se discute sobre la posibilidad o no de poner el nacimiento, porque puede herir las sensibilidades, pero se pone al señor colorado que reinventó en su día coca-cola. Bueno pues lo de las vacaciones tiene una ruptura mayor que es la de la familia. Ahora nos vamos de vacaciones y ya no importa la cena de la familia, los viejos que traguen televisión y si no que se vayan a Misa.
4.- El cambio de ocio sano por paseo por los centros comerciales. Los domingos están a tope de familias que se encierran en esos macro templos del consumo y ala a "divertirse". Hace años visitando Barcelona entré en uno de estos locales, los materiales con los que estaba construido, mármoles, bronces, la decoración exuberante me pareció un exceso. Y le comenté al que iba conmigo, aquí están las catedrales del siglo XXI. Esto pasó hace veinte años.
5.- La imposición de las modas y los gustos operantes y que nos comen los sesos hasta conseguir que lo que no hace mucho era una horterada ahora es lo más culd, que no se si se dice así.
6.- El salvar la conciencia siendo "solidarios". Otro montaje que me hierbe la sangre cuando veo esos programas en los que el sufrimiento ajeno se convierte en espectáculo, o las llamadas enviando un donativo ya es lo más, o poner un enter en una solicitud de internet. Y decimos yo ya doy, entrego un euro al teclear. No hijo no, la solidaridad comienza por el cambio de corazón y el de las actitudes, y eso no cotiza en bolsa.
7.- Todo esto perdiendo la libertad, comprando por comprar y pasando el día viendo que cosas más bonitas tengo en casa, ya soy casi como esos que salen en la tele enseñando sus casas super y su fondo de armario que asusta. Ya tengo y ¿qué soy?. Nada uno más del montón.

POR SI ALGUIEN LE INTERESA HOY EL GRUPO DE CÁRITAS INTERPARROQUIAL NOSA SEÑORA DA FRANQUEIRA VAMOS A PROGRAMAR LA CAMPAÑA DE NAVIDAD. Por favor rezad por nosotros y por las familias que acompañamos.

Nosa Señora da Franqueira axúdanos a ter a libertade de espírito para decidir como o teu Fillo nos ten ensinado.

Feliz día
Javier Alonso
A Franqueira
27-11-15

miércoles, 25 de noviembre de 2015

JUBILEO DE LA MISERICORDIA XVII. Omnipotencia


A la hora de valorar las cualidades de Dios todo lo absolutizamos, no es para menos, y lo ponemos a la infinita potencia. Dios es todopoderoso, infinito, omnipresente, omnipotentente, todo, omni, grande, lo llena todo... Ahora bien, el Papa en el número 6 de Misericordiae vultus, nos recuerda una oración que se recita en la celebración de la Misa del domingo XXVI del tiempo ordinario, en la que, se proclama a Dios diciendo: " Oh Dios que revelas tu omnipotencia sobre todo en la misericordia y el perdón". 
El podero de Dios, la fuerza, la grandeza, está en el perdón y la misericordia, donde nos demuestra su poder es perdonando, amando, entregando sus entrañas de misericordia y bondad. El poder y la fuerza, la omnipotencia de Dios se muestran en su abajamiento, en hacerse el último, en ponerse a la entrega del hombre para salvarlo. El poder de Dios está en la comprensión, en su compasión con el débil, el que sufre injusticia, el que es golpeado por la violencia o por la pobreza, pero también el violento, el que comete injusticias, el egoísta, el que provoca la muerte. Éste es objeto de la compasión porque ha "venido a llamar a los pecadores", es el que comete el pecado el objeto de su amor porque se ha perdido, porque su vida va abocada a la muerte interior, porque el pecado le ciega.
Dios nos perdona a cada uno y tiene compasión de nosotros, y, "no es una idea abstracta, dice el Papa, sino una realidad concreta con la cual El revela su amor, que es como el de un padre o una madre que se conmueven en lo más profundo de sus entrañas por el propio hijo. Vale decir que se trata realmente de un amor "visceral". Proviene de los más íntimo como un sentimiento profundo, natural, hecho de ternura y compasión, de indulgencia y de perdón". (MV 6)

Nosa Señora da Franqueira axúdanos a agradecer a compaixón misericordiosa do noso Señor. Cantemos contigo as grandezas do Señor.

Feliz día
Javier Alonso
A Franqueira
25-11-15

martes, 24 de noviembre de 2015

JUBILEO DE LA MISERICORDIA. XVI. Deseos


Todos tenemos sueños, todos tenemos deseos nobles y buenos que intentamos hacer realidad. Unas veces son imposibles que nos marcamos de forma idealizada, otras, son ilusiones que difícilmente tomarán forma, pero todos nos ayudan a formarnos un ideal, a esperar algo bueno, a marcarnos nuevas metas, a lanzarnos a lo imposible, a desatar los nudos de la apatía, a despertar nuevos días, a otear nuevos horizontes. Aunque nos parezca imposible, aunque los sueños sueños son, aunque la vida nos golpee duramente, aunque sintamos la derrota, aunque los miedos nos asedien, aunque pensemos que no tenemos fuerza, aunque los demás nos digan que eres un soñador, aunque los cálculos sean en tu contra, aunque digan que otros lo han intentado, aunque todos vayan en otra dirección, sinceramente, si es lo que quiere el Señor, deja que Dios actúa en la vida. 
¿Es imposible el amor?. No. Pero si lo idealizamos como algo inalcanzable no amaremos. Hoy es el día para hacer del deseo de amar en realidad. ¿Es imposible el perdón?. No. Pero hoy tenemos que darnos una oportunidad y atrevernos a perdonar y experimentar el perdón. ¿Es imposible la paz?. No. Pero si esperamos a que sea por decisión unánime, por consenso mundial, por acuerdo entre gobiernos, no la veremos, pero hoy tu corazón puede estar en paz, hoy puedes ser mensajero de la paz, hoy podemos crear lazos de encuentro y de pacificación. Hoy es la oportunidad para soñar.
Permíteme que copie los deseos del papa Francisco y de lo que espera que fructifique al final del Año jubilar que pronto comenzaremos. Dice así en el número 5 de la Misericordiae vultus:
"¡Cómo deseo que los años por venir estén impregnados de misericordia para poder ir al encuentro de cada persona llevando la bondad y la ternura de Dios!. A todos, creyentes y lejanos, pueda llegar el bálsamo de l misericordia como signo del reino de Dios que está ya presente en medio de nosotros".

Nosa Señora da Franqueira, axúdanos a recibir na nosa vida o Espírito do Señor para facermos dos soños realidade. 

Feliz día
Javier Alonso
A Franqueira
24-11-15

domingo, 22 de noviembre de 2015

REINADO DE LA MISERICORDIA



Hoy celebramos la solemnidad de Jesucristo Rey del Universo. Permíteme unas notas:
1.- Es Cristo Rey, el que es cabeza de un pueblo al que gruía como buen pastor, y, por el que se entrega hasta la muerte. Reina siendo el que sirve, el que da vida.
2.- Su reinado es eterno y en el que nos hace a todos partícipes, hasta la creación, llamados al gozo de la plenitud y de la paz.
3.- Su trono la cruz, su corona de espinas, su cetro los clavos, su palabra el perdón, su vida la nuestra.
4.- Con su reinado hace nuevas todas las cosas, lo que el pecado hace caduco, él lo hace nuevo renovándolo en su amor. Ahora es el tiempo de la verdad, de la justicia, de la bondad, del amor... es la verdad de Dios que descubre la verdad del hombre.
5.- Al ser bautizados nos marcaron con el santo Crisma y nos dijeron, "para que seas miembro de Cristo sacerdote, profeta y rey". Por el bautismo somos partícipes del Reino de Dios, somos también constructores de su reino.
6.- Pedimos, venga a nosotros tu reino. El reino del perdón y de la compasión.

Y finalizo con las palabras de un salmo "de pié a tu derecha está la reina vestida con oro". De pie, al lado del trono del amor, de la cruz, está la reina de la misericordia, María, vestida con el ropaje precioso del amor. A ella, reina, le encomendamos este día, domingo, día del Señor


viernes, 20 de noviembre de 2015

JUBILEO DE LA MISERICORDIA XV. Concilio




El Papa ha elegido la fecha del 8 de diciembre para iniciar el Jubileo por dos razones, una de carácter teológico y otra eclesial. La primera, ya lo comentaba ayer, porque en María, anunciada desde el comienzo de los tiempos, en que el hombre rompe con el pecado la relación con Dios, en María, se realiza la promesa de la Redención. Ella es la mujer nueva por la que se "canaliza" la misericordia de Dios que desea la salvación del hombre. Recordemos que en la liturgia de la solemnidad de la Inmaculada se lee el relato del pecado original y la promesa de Dios. 
La segunda, y es en la que se centra el papa en el número 4 de la bula, es porque se cumplen 50 años de la clausura del Concilio Vaticano II. Ya Benedicto XVI nos invitó a tomar conciencia de la importancia de la reforma conciliar y de la necesidad de recuperar el frescor de sus documentos y su espíritu. Fue hace unos años, celebrando 50 años de su inicio y con el Año de la fe. Agora Francisco enlaza el concilio con esta época en la que vivimos a través de la "exigencia de hablar de Dios a los hombres de su tiempo en un modo más comprensible". Esto sigue siendo actual y lo será siempre. "Un nuevo compromiso, dice, para todos los cristianos de testimoniar con mayor entusiasmo y convicción la propia fe".
Trae a la memoria dos citas de los dos papas del Concilio , san Juan XXIII en el inicio en que nos recuerda que la Iglesia está llamada a usar "la medicina de la misericordia... como madre amable, benigna, paciente, llena de misericordia y de bondad para sus hijos". Y la segunda cita se refiere al beato Pablo VI quien al concluir el Concilio recordaba que "la historia del samaritano ha sido la pauta de la espiritualidad del concilio". No ha sido una asamblea de condena de los errores, sino, de apertura al Espíritu, de escucha de los tiempos, de respuesta evangélica, de conversión, de vuelta a lo esencial, de recuperar el impuso evangelizador, ... por eso actualmente también hablamos desde hace unos años de Nueva Evangelización, con nuevos métodos, nuevo ardor, con la alegría y acogiendo la conversión. 
Es, por lo tanto, este jubileo, una llamada a la acción de gracias por la Iglesia, poniendo a María, Madre de Misericordia, como modelo de discipulado y evangelización, y un nuevo impulso evangelizador, con el perdón y la misericordia. 
Nos recuerda Francisco que "toda la riqueza doctrinal del Concilio se vuelca en una ñunica dirección: servir al hombre. Al hombre en todas sus condiciones, en todas sus debilidades, en todas sus necesidades". (Pablo VI, 7-XII-1965)

Nosa Señora da Franqueira axúdanos a sermos máis Igrexa, sempre en reforma, sempre en desexo de renovación, sempre en bñusqueda da verdade e na vivencia da caridade.

Feliz día
Javier Alonso
A Franqueira
20-11-15

jueves, 19 de noviembre de 2015

JUBILEO DE LA MISERICORDIA XIV. Jubileo



El número 3 de la Bula Miericordes vultos es la convocatoria del jubileo como tal. En el primer apartado encontramos las motivaciones por las que el Papa invita a toda la Iglesia a este nuevo tiempo.
1.-Tiempo intenso para tener la mirada fija en la misericordia
2.- Ser nosotros signo eficaz del obrar del Padre.
3.- Tiempo para que la Iglesia haga más fuerte y eficaz el testimonio de los creyentes.
Esto lo intentaremos hacer vida y asumir poco a poco en nosotros a partir del 8 de diciembre, solemnidad de la Inmaculada Concepción. La fecha escogida por el papa para abrir el año jubilar en Roma es por dos motivos, el primero y esencial, porque "ante la gravedad del pecado de Adán y Eva, Dios responde con la plenitud del perdón. La misericordia siempre será más grande que cualquier pecado y nadie podrá poner límite al amor de Dios que perdona". En la basílica vaticana se abrirá la Puerta Santa ese día, en la de San Juan de Letrán, catedral de Roma, el domingo 13, y en todas las catedrales del mundo también el domingo 13. Por cierto que en nuestra Iglesia Catedral de Tui será el 13 a las 5 de la tarde. También en nuestra diócesis será el 20 de diciembre el inicio del Jubileo en la Concatedral de Vigo, en los santuarios de María Auxiliadora y Fátima en Vigo, el de A Franqueira y la parroquia de Baiona. De esta forma se vivirá la cercanía de la misericordia para que podamos, entrar en la "puerta de la misericordia" y experimentar el amor de Dios que consuela, que perdona y ofrece esperanza. 
Nos queda por delante una oportunidad que nos ofrece el Señor para gustar de su amor, escucharle, y llevar a todos la cercanía de quien no abandona a sus hijos.

Nosa Señora da Franqueira, as portas do teu fogar estarán abertas para acoller, escoitar e sanar os corazóns feridos. Ti nai de Misericordia axúdanos a peregrinar ata o teu Fillo, rostro misericordioso do Pai.

Feliz día
Javier Alonso
A Franqueira
1911-15

miércoles, 18 de noviembre de 2015

JUBILEO DE LA MISERICORDIA XIII. Perdón


Finalizamos hoy las definiciones hechas por el papa Francisco en la Bula Misericordes vultus con la que convoca la celebración del Año Jubilar Extraordinario de la Misericordia. Termina el punto segundo con esta afirmación "Misericordia es la vía que une a Dios y al hombre, porque abre el corazón a la esperanza de ser amado sin tener en cuenta el límite de nuestro  pecado". 
1.- La vía. El camino de unidad de Dios y el hombre, el motivo, porque es identidad del mismo Dios, por lo que sale de si mismo para venir al encuentro del hombre. Repito lo dicho hace unos días, entregando todo y haciéndose pecado, de ahí que comprendamos mejor el sentido de la misericordia y el perdón al comprobar que el Hijo no viene simplemente a decir o enseñar, sino que se embarra en nuestra condición para rescatar lo que el pecado anula en el hombre. 
Con este camino que se abre, esta peregrinación de Dios hacia el hombre, abre al encuentro del hombre con Dios, la misericordia abre a la unidad, pone al hombre en su lugar, rescata la dignidad propia del que es amado.
2.- Abre el corazón a la esperanza. El encuentro con Dios no es para mayor satisfacción  del hombre sino para que se muestre la gloria de Dios en la vida del hombre. El pecado hace que la visión hacia fuera sea desconfiada, a la defensiva, justificadora de las propias acciones, negativa del encuentro sincero con el otro, buscando la propia satisfacción y aparentando lo que no es. La llamada al perdón es apertura a la vida, dejar que todo se llene de luz y alegría, saber que es Cristo quien nos justifica, posibilitar el encuentro con el otro como un hermano abrirse a la generosidad, olvidándose de si mismo y transparentando sinceridad.
3.- La esperanza en ser amados sin tener en cuenta el límite de nuestro pecado. Esto nos resulta difícil de entender. No solo saber, sino, reconocer y experimentar que el perdón de Dios, que es esperanza nuestra, es más grande que nuestro pecado, que el amor supera nuestro odio, que para amarnos no es necesario más que nosotros. Que el pago por nuestro pecado ha sido la cruz, la redención ya está, y, que se renueva en cada Eucaristía, en la caridad, en la oración, que está a la puerta abriendo su corazón para perdonar, hacer fiesta y celebrar que el que se "había perdido ha vuelto, el que estaba muerto está vivo", pues hijos pródigos somos y el Padre misericordioso no deja de amarnos y perdonarnos.

Nosa Señora da Franqueira, grazas porque ti abriches o camiño da misericordia co teu si á Encarnación do Fillo, grazas porque nos axudas a abrir o noso corazón ao perdón, grazas por estar ao pe da cruz cumio do amor, grazas por axudarnos a entender a vida desde o amor. Grazas nai de misericordia.

Feliz día
Javier Alonso
18-11-15

martes, 17 de noviembre de 2015

BIENAVENTURADOS LOS NO VIOLENTOS




Repasando estos días las bienaventuranzas veo dos que me iluminan sobre la situación actual que estamos viviendo. "Bienaventurados los mansos, (alguna traducción pone los no violentos), porque ellos heredarán la tierra", y la "bienaventurados los que trabajan por la paz, porque ellos verán a Dios". Tanto una como otras me ayudan a dar una respuesta ante la violencia, la los odios, la venganza, la imposición, la lucha desmedida contra los demás, la muerte del inocente, el sinsentido de matar y morir matando gratuitamente, la defensa o la imposición de unas ideas sin buscar más que la sinrazón. Me niego a renunciar a las bienaventuranzas, a poner la otra mejilla, al perdón y al amor. Me niego a aceptar la victoria silenciosa del violento que consigue obcecar la mente y el corazón dando por buena una respuesta que no es propia de un creyente. Me niego a abandonar lo que da sentido cada día a millones de creyentes como yo que han abandonado su casa porque les expulsan, mal viven en tiendas de campaña en campos de refugiados o tirados por la calle, han visto como destruían  sus templos y les niegan la libertad por el hecho de ser cristianos. Me niego a no unirme a la plegaria y a la esperanza de estos hermanos nuestros que pintan una cruz en los lugares, aún a sabiendas que le supone la muerte. Me niego a no estar con cristianos que se tatúan una cruz en su mano sabiendo que es la expulsión y ser marginado. Y ellos, lo que nos piden, como le dijo una niña a un periodista, "lo que necesitamos es que recen por nosotros y que no abandonen su fe". 
Y yo, una fe descafeinada, floja y a veces ambigua, que acepta ruedas de molino y justifica actitudes impropias de quien dice ser creyente. Porque no está en seguir una idea, ni unos principios, ni el cumplimiento de unas normas, sino la vida en Cristo. Y es Él quien, crucificado resucitado, el inocente llevado al patíbulo, que no está entre los muertos, sino que vive, quien tiene una última bienaventuranza "vosotros cuando os insulten y os persigan y os calumnien de cualquier modo por mi causa. Alegraos y regocijaos, porque vuestra recompensa será grande". 
Me cuesta entenderlo, mas aún vivirlo e inimaginable serlo, si pienso que depende de mí, pero es don y gracia del amor de Dios que espera pacientemente que sus hijos abandonen la violencia que solo lleva a la destrucción. 

Nosa Señora da Franqueira, acepta a nosa oración pola paz, axúdanos a sermos mansos e acolle a dor e o laiar do inocente que sofre, dos que padecen a causa da violencia e dos que abandoaron a esperanza. Axúsanos a sermos constructores da paz

Feliz día
Javier Alonso
A Franqueira
17-11-15

miércoles, 11 de noviembre de 2015

JUBILEO DE LA MISERICORDIA XII. Ley fundamental



Continuamos la lectura de las indicaciones del Papa en Misericordiae vultus en el número 2 sobre la misericordia. Nos dice en la quinta frase "stericordia es la ley fundamental que habita en el corazón  de cada persona cuando mira con ojos sinceros al hermano que encuentra en el camino de la vida". Creo que podemos extraer algunas pequeñas "píldoras" para sanar nuestro corazón tantas veces herido.
1.- Ley fundamental. No está hablando de un barniz con el que adornemos nuestros actos. Sino el fundamento de nuestras actitudes, lo que realmente nos mueve, nos impulsa, nos anima a tomar decisiones fuertes, a cambiar y dejarnos convertir.
2.- No es externa, sino que habita en el corazón. Necesitamos escudriñar como "aventureros" en el interior de nuestro ser, llegar a nuestra conciencia, reconocernos a nosotros mismos. Habita en el hogar de nuestro corazón no como algo extraño, sino que, nos configura, pues por ser hijos de Dios el amor no es ajeno a nuestro ser.
3.- En el corazón de toda persona. Sí, está en todos, necesitamos desterrar esa visión negativa del hombre pues todos somos llamados al bien, a la verdad, a la belleza, al amor. ¡Cuantos corazones buenos se extravían por no ayudarles a descubrir el amor!. Cuanta maldad por no ayudar a dejarse perdonar y sanar por el amor de Dios.
4.- Mirar con ojos sinceros. "Bienaventurados los limpios de corazón porque verán a Dios". La misericordia se manifiesta en el hombre cuando los ojos son sanados por el colirio del Espíritu y la "viga" que tenemos en el ojo permite ayudar a sacar la mota del ojo del hermano.
5.- Mirar al hermano que se encuentra en el camino de la vida. Pues somos peregrinos no hacemos el camino solos, somos acompañantes y nos debemos dejar acompañar. Esta peregrinación de la vida nos es una carrera de ver quien llega primero, ni una travesía sin destino, sino que acompasamos el camino con el latido del corazón de la vida sabiendo dar la mano al que tropieza, descansar con el que está cansado, ayudarnos a llegar al final, cargar con la mochila del que le pesa las cargas de los problemas.

Nosa Señora da Franqueira, axúdanos a ollar con mirada limpa o corazón dos irmáns e poder camiñar xuntos o vieiro da peregrinación.

Feliz día
Javier Alonso
A Franqueira
12-11-15